Diario Judío México - El primer ministro, Benjamín Netanyahu, blindó su liderazgo en el partido , lo que refuerza su poder ante posibles disidencias internas y le da una posición de fuerza en las negociaciones para formar un eventual ejecutivo unitario con su rival, el centrista Benny Gantz, reticente a gobernar con él.

Netanyahu, a quien el presidente del Estado de , Reuvén Rivlin, le encargó formar gobierno tras las elecciones del pasado 17 de septiembre, reunió anoche en Tel Aviv al Comité Central del , que aprobó que continúe siendo el único candidato del partido que pueda optar al cargo de primer ministro.

Sin embargo, Netanyahu se ausentó del evento, en el que solo asistió una parte reducida de los 3.800 miembros que integran el órgano decisorio.

“El será solo socio de un gobierno encabezado por el primer ministro Netanyahu, ya sea por un mandato entero o como parte de un mandato de rotación”, declaró el partido en su cuenta de Twitter.

Con esta declaración de fidelidad, no vinculante y de carácter simbólico, Netanyahu cierra filas ante hipotéticas oposiciones y busca perfilarse como líder indiscutible.

También parece una estrategia para ganar legitimidad ante las voces opositoras que exigen que de un paso a un  costado de modo que se pueda formar un gobierno de unidad con la coalición Azul y Blanco (Kajol Laván) de Gantz, que ganó por la mínima diferencia de un voto frente al (33-32) los comicios del pasado 17 de septiembre.

Gantz está dispuesto a alcanzar un pacto con el , pero los contactos de sus equipos de negociación se han visto marcados hasta ahora por las disensiones y la imposibilidad de llegar a un acuerdo.

Asimismo, se niega a formar parte de un ejecutivo en el que figure Netanyahu si este es finalmente acusado de cohecho, fraude y abuso de confianza por tres casos de corrupción que se le imputan.

También rechaza la posición de bloque del Likud, que exige formar un gobierno unitario a Azul y Blanco que integre a sus socios habituales, los partidos de derecha y ultraortodoxos.

Con estos, Netanyahu forma una alianza conjunta de 55 escaños, insuficiente para garantizar una mayoría mínima de 61 diputados en un Parlamento de 120, por lo que necesita más apoyos.

Uno de los actores que recientemente ha intentado desbloquear el rompecabezas es el nacionalista secular Avigdor Liberman, líder de Beitenu ( Nuestro Hogar), que con sus ocho escaños puede decantar la balanza a favor de Netanyahu o Gantz.

Su propuesta de gobierno prevé que este tenga una presidencia rotativa entre ambos líderes, como sugirió Reuvén Rivlin y también sería tripartito e incluiría a  Nuestro Hogar.

Pero Liberman exige al Likud que se deshaga de sus socios de derechas y religiosos, por lo que Netanyahu rechazó la iniciativa y continúa el bloqueo político.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorConcluyó la cuarta jornada de audiencias preliminares de la defensa de Netanyahu ante Mandelblit
Artículo siguienteRodolfo Sánchez Gómez felicita al Arq. Marcos Shabot Zonana, por su elección como presidente de Comité Central