Diario Judío México - Acusado de haber sido un personaje accesorio en el asesinato de 5.230 personas en el campo de concentración de Stutthof entre agosto de 1944 y abril de 1945, el ex miembro de las SS-Totenkopfsturmbann(Batallón de la Cabeza de la Muerte), Bruno Dey de 93 años, reconoció estar al tanto de lo que ocurría pero alegó que no estaba en condiciones de impedirlo.

De acuerdo a su abogado, el acusado dijo que “también le quedó claro que (los reclusos) no estaban allí porque eran delincuentes, sino por motivos antisemitas, racistas y de otro tipo. Tenía compasión por ellos. Pero no se vio en condiciones de liberarlos».

Los nazis establecieron el campo de concentración de Stutthof en 1939, cerca de lo que entonces se llamaba Danzig y ahora Gdansk,en Polonia. Inicialmente lo usaron para los prisioneros políticos polacos; pero por el mismo pasaron 110,000 detenidos, incluidos muchos judíos, de las cuales unas 65,000 personas perecieron en el campamento.

Bey sostiene que aunque los miembros SS-Totenkopfsturmbann se ocupaban de cuidar las alambradas que rodeaban el campo, en cambio los fiscales considera que al no permitir que los presos se escapen los guardias colaboraban en ejecución de los detenidos

Este juicio, como otros que se llevaron a cabo con anterioridad, se basan en el precedente legal establecido cuando el ex guardia John Demjanjuk fue condenado en 2011 sobre la base de que sirvió como parte de la máquina de matar nazi en el campo de Sobibor y desde entonces en Alemania se intenta juzgar a los ex SS que prestaban servicio en los campos de concentración, habiendo condenado por complicidad en asesinatos en masa, a dos personas: Oskar Groening, un contador de Auschwitz, y Reinhold Hanning, un ex guardia de las SS en el mismo campo, que fallecieron antes de que cumplieran la condena, y en abril pasado un juez alemán suspendió el juicio de un ex guardia del campo de concentración de Stutthof después de que el acusado de 95 años fuera hospitalizado por problemas cardíacos y renales.

Aunque el juicio llega tarde, representantes de organizaciones judías subrayaron su importancia a la luz de la violencia antisemita de extrema derecha contemporánea, por ejemplo el tiroteo mortal de hace unos días en la ciudad de Halle. Efraim Zuroff, del Centro Simon Wiesenthal, sostuvo “¿Por qué haces esta prueba hoy? Recuerden lo que sucedió en Halle la semana pasada”, en referencia al ataque ocurrido frente a un sinagoga en Alemania. «La vejez no debería ser una razón para no juzgar … Fue parte de la mayor tragedia de la , fue su voluntad», agregó Zuroff