El grupo terrorista Estado Islámico (EI) reivindicó este viernes el atentado suicida contra una mezquita de la minoría musulmana chií en la ciudad de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, que ha dejado al menos 56 muertos y casi 200 heridos, según las autoridades del país.

En un comunicado reproducido en Internet por la agencia Amaq, afín a los yihadistas, el EI dijo que “al menos 250 personas murieron y resultaron heridas en un gran atentado suicida que golpeó un templo chií en el oeste de Pakistán”.

Según la nota, un integrante radical identificado como Yulaybib al Kablib asaltó una mezquita chií en Peshawar tras disparar a dos miembros de la Policía paquistaní que custodiaban el templo, matando a uno e hiriendo a otro.

Cuando entró a la mezquita “hizo detonar un cinturón explosivo, matando al menos a 50 chiíes e hiriendo a más de 200 con lesiones de distinta gravedad”.

El Estado Islámico ha llevado a cabo atentados similares en el pasado en Pakistán contra los chiíes, a los que considera apóstatas, de acuerdo con sus visión maximalista y rigorista del islam suní.

Fuenteinformador

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl primer ministro Naftali Bennett se reúne con el presidente ruso Vladimir Putin en el Kremlin
Artículo siguienteCrisis en Ucrania: El Congreso Judío responde