“También ayudamos a los representantes del judaísmo, ayudamos a los judíos también en la restauración de sus santuarios en Siria, y de hecho estamos cooperando con ellos de manera continua”, dijo durante una conferencia de prensa en Budapest. Estaba respondiendo a la pregunta de un reportero sobre lo que el Kremlin está haciendo para mejorar la situación de los cristianos en el Medio Oriente.

La mayoría de los judíos, que alguna vez fueron el hogar de una próspera comunidad judía, abandonaron Siria después de la fundación del Estado de Israel. Algunos sirios todavía recuerdan cómo en los años anteriores al estallido de la guerra civil, un puñado de judíos se reunieron para prestar servicio en la sinagoga Eliyahu Hanavi, en el centro de Damasco. Pero hoy, no está claro si quedan judíos en el país.

Sin embargo, el año pasado, un residente de Qamishli, un pueblo en el norte de Siria, le dijo a The Times of Israel que abrazarían abiertamente a cualquier judío que decidiera regresar.

“No entiendo el problema”, dijo un zapatero local. “Los vecinos de nuestro Profeta Mahoma, la paz sea con él, también eran judíos, así que no veo razón para que no tengamos vecinos judíos. Hace años, había muchas familias judías que vivían con nosotros en paz”.

No está claro a qué se refería exactamente Putin cuando habló de cooperar con los judíos locales para restaurar sus santuarios.

A principios de este año, Rusia transfirió a Israel los restos del difunto comandante de tanques de las FDI Zachary Baumel, lo que permitió que fueran devueltos al estado judío casi 37 años después de que desapareciera en la Batalla del Sultán Yacoub de la Primera Guerra del Líbano en 1982.

Los soldados del ejército ruso encontraron el cuerpo en coordinación con el ejército sirio”, dijo Putin el 4 de abril durante una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro Benjamin Netanyahu.

En junio de 2016, Netanyahu, durante una visita a Moscú, recibió formalmente en nombre de Israel un tanque Magach-3 de las FDI capturado por Siria en la misma batalla en la que cayó Baumel.

En la Edad Media, Siria fue el hogar de uno de los asentamientos judíos más grandes del mundo, y la mayoría vivía en la zona de Damasco. La comunidad se remonta a la estancia de Elías en Damasco hace casi 3.000 años, pero la vida judía realmente floreció en la ciudad después de 1099, cuando los ejércitos cristianos conquistaron Jerusalem en la Primera Cruzada y masacraron a los habitantes de la ciudad.

Los historiadores dicen que 50.000 judíos huyeron a Damasco, convirtiendo a casi uno de cada tres damascenos en judíos casi de la noche a la mañana. Algunos se convirtieron en ministros y asesores del gobierno, y la comunidad creció a alrededor de 100.000 a principios del siglo XX.

Decenas de miles de judíos huyeron tras la creación de Israel en 1948, mientras que otros detenidos en Siria contra su voluntad finalmente emigraron, una vez que recibieron el permiso, lo que ocurrió con el inicio de las conversaciones de paz en Oriente Medio en la década de 1990.

FuenteNoticias de Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorExpertos en antisemitismo repudian la banalización alemana de las amenazas iraníes de destruir a Israel
Artículo siguienteIsrael ataca posiciones de Hamás en respuesta al disparo de un cohete