Llegada de los Olim franceses. 21 de julio de 2021

84 judíos de siete países sudamericanos realizaron sus sueños esta semana e hicieron Aliyah (inmigraron) a Israel con la ayuda de la Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos (IFCJ).

Los recién llegados procedían de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Paraguay y Perú.

Para Pedro Guinzberg, de 21 años, quien creció en una pequeña comunidad judía en la ciudad argentina de Bahía Blanca, la decisión de hacer de Israel su hogar surgió del amor por su pueblo y su país.

“Tomé la decisión porque siento que como judío tengo que vivir en Israel”, dijo, reflexionando sobre la conexión con el país que hizo durante su tiempo en un programa sionista en 2020. “No estoy buscando mejores condiciones económicas o porque quiero encontrar un mejor trabajo, sino porque siento una conexión con el país que nunca sentí en Argentina”.

Para otros, como Ariel Kessler, de 40 años, y su esposa Barbra Bernstein, de 39, que vivían en Asunción, Paraguay, la motivación provino de la creencia de que la vida en Israel les ofrecería a ellos y a sus cuatro hijos oportunidades para el que nunca podrían tener. En Sur America.

“Tomamos la decisión hace poco más de un mes porque queremos que nuestros hijos experimenten una vida judía plena. No es posible para nosotros en Paraguay mantener kosher, observar Shabat en una comunidad o asegurarnos de que encuentren una pareja judía en el futuro para formar una familia. En Israel, podrán crecer orgullosos de su ”, dijo Barbara. La familia comenzará su estancia en Israel en la pequeña localidad costera de Or Akiva, donde se está poniendo en marcha un programa para acoger a nuevas familias ortodoxas de países latinoamericanos.

Entre los inmigrantes también se encuentran personas que han elegido Israel como lugar para terminar su etapa laboral y facilitar la jubilación. Graciela Serrano y su esposo Gustavo Gimenez son profesionales que buscan empleo continuo en el sector de la salud y han elegido mudarse a la ciudad norteña de Karmiel, conocida por sus espacios verdes abiertos.

“Esperamos comenzar un nuevo capítulo en Israel, donde sabemos que podemos tener una mejor calidad de vida. Queremos pasar nuestros últimos años de edad laboral y nuestra jubilación lejos de la crisis financiera y el aumento de la delincuencia en Argentina”, dijeron. Se mudaron juntos con la madre de Gustavo, de 93 años, y los dos gatos de la familia.

Yael Eckstein, presidente de IFCJ, declaró que “particularmente con los muchos desafíos que enfrenta nuestro mundo hoy, incluidos los obstáculos financieros y logísticos que pueden hacer que Aliyah a Israel sea mucho más difícil, es muy importante poder testificar a personas de todas partes. el mundo. el mundo hace este movimiento que cambia la vida”.

“Nos sentimos privilegiados de poder desempeñar nuestro papel para facilitar el crecimiento de Aliyah Latin America y esperamos ayudar a más personas a regresar a Israel y desearles a todos una adaptación rápida, exitosa y significativa”, agregó.

Fuentef1mundial

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior“Trayendo un hogar a México”
Artículo siguienteLos líderes de Hamás se mudan al extranjero y dejan que los residentes luchen