Autor, humanista y defensor del sionismo como la única respuesta para la condición judía, Abraham B. Yehoshua murió a los 85 años. Su esposa Ika, psicoanalista, había fallecido en 2016 y aún sobreviven sus tres hijos: Sivan, Gideon y Nahum.

Escritor, ensayista y dramaturgo, Yehoshua recibió el premio cultural más importante de Israel, el premio Israel, en 1995. Lo obtuvo junto con docenas de otros premios, como el Bialik y el Nacional Judío del Libro. Su obra se tradujo en 28 idiomas.

Al recordarlo, el presidente Isaac Herzog afirmó: “Uno de los más grandes autores de Israel en todas las generaciones, quien nos regaló sus obras inolvidables, que continuarán acompañándonos por generaciones. Sus obras, que se inspiraron en los tesoros de nuestra nación, nos reflejaron en un espejo preciso, nítido, amoroso ya veces doloroso. Despertó en nosotros un mosaico de emociones profundas”.

Autor israelí AB Yehoshua.
Foto: cortesía de Rafaela Fahn Schoffman

Por su parte, el primer ministro Naftali Bennett también dio su opinión sobre él. “Uno de los pilares de la literatura israelí, un hombre cuyas palabras fueron leídas por muchos. Ha dejado una multitud de lectores llenos de admiración por la persona que participó en la formación de la cultura del Estado de Israel. Bendita sea su memoria”.

Muchas de sus obras maestras se publicaron y definieron la era en la que se dieron a conocer. Entre ellas, se destacan “Facing the Forests” en 1968 y “El Amante” en 1977.

Conocido como “Buli”, nació en Jerusalén en 1936 cuando la dominaban los británicos. Se llamaba Abraham Gabriel, era hijo de Yaakov, un jerosolimitano de cuarta generación que trabajó como traductor para el gobierno, e hijo de Malka, una marroquí que llegó a Israel en 1932 de forma involuntaria por su padre adoptivo.

Escribió cuatro libros y muchos artículos sobre antisemitismo y sionismo, identidad judía y política. Por 50 años, en libros y páginas de diarios israelíes.

Fuenteaurora

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSe adelanta la clausura de la XV Semana Sefardí
Artículo siguienteReconoce el gobierno de Colombia a Pastor Eduardo Gómez amigo colaborador de Diariojudío