Diario Judío México - El himno nacional israelí que se entonó en la competencia de judo de Abu Dhabi el domingo pudo haber sido música para los oídos, pero fue parte de una sinfonía más grande en el , con tocando el primer violín.

Los tiempos parecen estar cambiando. Después de que le permitió a Air India usar su espacio aéreo para vuelos directos a a principios de este año, el príncipe heredero Mohammed bin Salman reconoció el derecho de a existir y discutió los futuros vínculos con el Estado judío en una entrevista con Jeffrey Goldberg, de The Atlantic. Esta semana, una delegación israelí viajó a la nación musulmana centroafricana de Chad para conversar sobre la posibilidad de renovar los lazos diplomáticos entre los dos países. La próxima semana, el ministro de transporte de viajará a Omán para una conferencia sobre transporte regional, luego de una visita de un día del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Y hay muchos más ejemplos.

¿Están mejorando las relaciones de con el mundo árabe? A juzgar por los acontecimientos recientes en el mundo diplomático, ciertamente lo parecería. Y eso es lo que hace tan significativa la visita de Netanyahu a Omán por invitación del sultán Qaboos bin Said al Said la semana pasada.

Uzi Rabi, director del Centro Moshe Dayan para Estudios del y África en la Universidad de Tel-Aviv, dijo a JNS: “La visita [de Netanyahu a Omán] en sí misma es significativa, por haber sido tan pública. Además, agregar a Omán al bloque de Estados moderados es valioso, además de los grandes beneficios que brinda Omán que tienen que ver con la agricultura, el capital humano y la industria”.

“El foco está en los intereses del Golfo”

Shaul Yanai, un experto en el Departamento de Estudios del de la Universidad Hebrea, dijo a JNS que no está seguro de que la visita vaya a cambiar en el futuro cercano, aunque “refleja que en el Golfo Pérsico, ya no es un marginado”.

“Omán es un Estado independiente en el Golfo Pérsico”, dijo Yanai, autor de La transformación política de los Estados tribales del Golfo. “Tiene una buena relación con ambas partes: Irán y la coalición saudí. El sultán no le preguntó a nadie si podía invitar a Netanyahu a su país”.

Al igual que otros países en el mundo árabe, Omán comenzó a establecer lazos preliminares con Israel luego del proceso de paz de Oslo a mediados de los años noventa. El ex primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, visitó al sultán Qaboos bin Said al Said en 1994, y su sucesor, Shimon Peres, visitó nuevamente en 1996, donde establecieron una oficina de comercio. Sin embargo, las relaciones se congelaron tras el estallido de la Segunda Intifada en 2000.

Yanai señaló que la visita a Omán es más importante que la relación real, que ya existía. Entonces, ¿por qué Omán decidió acoger a Netanyahu abiertamente? El motivo, dijo, es que necesita la ayuda de Israel para enfrentar la crisis económica, que está empeorando cada año.

Artículo original de © israelnoticias.com