Diario Judío México - Nick Cruz, de 19 años, ha llevado a cabo una matanza en Parkland, a apenas 65 kilómetros del centro de Miami, entre sus ex compañeros del instituto Marjory Stoneman Douglas. Según el diario Miami Herald, Cruz entró en el recinto alrededor de las 3 menos 20 de la tarde de Miami – es decir, unos 20 minutos antes de la conclusión de la jornada escolar – y abrió fuego indiscriminadamente, causando al menos 15 muertos.

Según informa el Miami Herald, citando a un profesor del centro, el agresor, Nick Cruz, había sido identificado como una potencial amenaza para otros estudiantes. “El año pasado nos dijeron que no le dejaron entrar en el recinto con una mochila. Hubo muchos problemas con él el pasado año, por amenazar a alumnos y supongo que le pidieron que abandonara el centro”, aseguró el profesor al diario.

Los detalles del tiroteo son todavía escasos. Aunque parece que las fuerzas de seguridad llegaron poco después de que Cruz empezara a disparar, y organizaron la evacuación de la escuela. En este momento la policía todavía está registrando partes del instituto, situado a apenas 15 kilómetros del aeropuerto de Fort Lauderdale, uno de los dos que están en el área metropolitana de Miami-Fort Lauderdale.

Los estudiantes se escondieron en las aulas hasta que la policía los rescató, dijeron amigos y familiares.

Un periodista de la CBS mantuvo el contacto con un estudiante, que se encontraba escondido dentro del edificio, durante el tiroteo: “Fue todo repentino, hubo un ruido realmente fuerte… la gente está llorando en el armario”, relató el estudiante al periodista mediante mensajes de móvil.

Un estudiantes publicó a través de su cuenta de Twitter imágenes de los alumnos escondidos bajo las mesas.

Un padre explicó a la misma cadena que su hija estuvo escondida en un armario y temerosa de hablar por teléfono. A través de SMS, la niña explicó que había oído disparos y cómo estallaba una ventana. Entonces, se escondió con una amiga. Tres alumnos recibieron un disparo junto a ella en su clase. Otro estudiante relató que escuchó seis disparos y que después él y sus amigos empezaron a correr.

Florida es un estado con una regulación de las armas de fuego relativamente permisiva en comparación con otros territorios de Estados Unidos. Las personas que están en ese estado – aunque no sean residentes en él – pueden llevar encima armas cortas (esencialmente pistolas y revólveres) siempre que cuenten con el permiso necesario para ello y no las muestren en público. Lo que el estado prohíbe a la gente es llevar ametralladorasrifles o escopetas, incluso aunque no las vayan enseñando por ahí.

Florida no solo no tiene un registro de armas de fuego, sino que es un delito castigado con cárcel crear uno. El argumento es que una lista de estas características sería “una forma de acoso” a los ciudadanos que tienen armas de fuego.

Como suele ser habitual en estos casos, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha tuiteado declarando que las víctimas están “en mis oraciones y pensamientos”, una frase hecha que se emplea cuando se produce una matanza que no es sospechosa de terrorismo. Usualmente, en este tipo de masacres, los estados suelen modificar su legislación para favorecer todavía más la tendencia de armas, con el argumento de que, cuanta más gente armada haya, mejor de podrán defender.