recibió este miércoles a la tarde en la Casa Rosada a las autoridades del Congreso Judío Latinoamericano. La reunión ocurrió en el marco del 30 aniversario del atentado terrorista a la Embajada de Israel en , que se cumple este jueves.

La Policía está montando un descomunal operativo de seguridad en los alrededores de la calle Arroyo y Suipacha, donde se levantaba la vieja sede diplomática hasta el bombazo del 17 de marzo de 1992, por el que murieron 29 personas y donde se conmemorará el homenaje organizado por la embajadora Galit Ronen.

El encuentro sirvió para disipar el malestar que habían esbozado más tempranos referentes de la comunidad judía por el hecho de que el Presidente no asistiera al acto y privilegiará un viaje de gestión a Salta. La máxima autoridad en la conmemoración será hasta ahora el ministro de Justicia, Martín Soria, que responde a Cristina Kirchner, que rompió puentes con la comunidad tras la firma del memorándum de entendimiento con .

Fuentes de la comunidad consultadas antes de la reunión en Balcarce 50 dijeron que tal vez el Presidente tema que lo abucheen cuando en realidad si va, sólo “recibiría aplausos”.

Durante el encuentro en el primer piso de la Casa Rosada no hubo reproches. “Los argentinos fuimos víctimas del atentado, por eso seguimos reclamando justicia”, sostuvo el Presidente, que estuvo acompañado por el jefe de Gabinete Juan Manzur y por el diputado Leandro Santoro.

Según informaron extraoficialmente desde el Congreso judío latinoamericano Fernández recibiría el viernes, tras su viaje a Tucumán, al ministro de Justicia y vice Primer Ministro de Israel, Gideon Sa´ar, quien además es hijo de argentinos.

El funcionario israelí no estuvo en la Rosada, pero tuvo palabras categóricas sobre el atentado, durante el inicio del Congreso que culminará este jueves en el Hotel Alvear. “Lo que ocurrió hace 30 años, con la responsabilidad de Hezbollah e Irán, solo se volvió más peligroso, ya destruyó el Estado del Líbano, y continúa amenazando al Estado de Israel”, expresó.

Los referentes de la comunidad judía que se entrevistaron con Fernández reclamaron que el atentado no quede en el olvido. “Tenemos que seguir buscando los mecanismos para individualizar a los responsables. La competencia es de la Corte Suprema, no hay hechos significativos de avance (en lo procesal) en la causa (en los últimos dos años)”, sostuvo Claudio Epelman director ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano ante los periodistas acreditados. Resaltó, por otra parte, la predisposición del mandatario para recibir a 40 dirigentes judíos de todos los países de la región. “Fue un gesto importante”, señaló.

Más allá de la zigzagueante relación del kirchnerismo con Israel, la relación del Estado judío con la administración de Fernández es buena. El primer viaje de Fernández como presidente fue precisamente a Jerusalén para participar del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del .

Entre las ultimas actividades que hizo el titular de la Cámara de Comercio Argentino Israelí, Mario Montoto -que jueves agasajará al viceprimer ministro con una recepción- le dan presentes hasta referentes de La Cámpora como Eduardo “Wado” de Pedro, Soria y otros miembros del Gobierno.

Alberto Fernández, Leandro Santoro y Juan Manzur con los representantes del Congres Judío Latinoamericano.

Más tensa es la relación del Gobierno con la Delegación de Asociaciones Israelitas de Argentina (DAIA), desde que apeló al sobreseimiento de la vicepresidenta en la causa por el pacto con Irán. Por cierto, nadie del Gobierno asistió a la re asunción de Jorge Knoblovits como presidente de la Delegación que nuclea a todas las instituciones judías del país.

Knoblovits, que como secretario general del Congreso Judío Latinoamericano estará con el Presidente esta tarde y será parte de los asistentes al acto junto al presidente de AMIA, Ariel Eichbaum. El ministro Sa´ar está acompañado por el Director Adjunto de la Cancillería israelí para América Latina y el Caribe, Jonathan Pered;

La campaña que hizo la embajada este año por el 30 aniversario se tituló “El terrorismo deja huellas”. Tiene un spot audiovisual, piezas gráficas y un filtro de Instagram que podrá utilizar todo aquel que desee reflejar en sus redes sociales la importancia de este día. Y además a través de la Casa proponen debatir sobre la marca que dejó este ataque en toda la comunidad, fortaleciendo los conceptos de memoria y de condena al terrorismo.

El viernes habrá un homenaje a las victimas en el teatro Colón que se llama “Testigos de la Memoria”. El programa incluye un concierto a cargo de la Orquesta Académica del teatro y un espacio de expresión para sobrevivientes y familiares del atentado perpetrado contra nuestra sede diplomática.