El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, calificó este domingo (04.09.2022) de “vergonzoso” que su país haya tardado 50 años en cerrar un acuerdo para indemnizar a los familiares de las víctimas íes de la toma de rehenes ocurrida en Múnich en los Juegos Olímpicos de 1972.

“Es realmente vergonzoso que hayan hecho falta 50 años para llegar a esta reconciliación, estos días pasados”, declaró Steinmeier ante el presidente israelí, Isaac Herzog, al que recibió en una visita oficial con motivo del aniversario del drama.

Después de décadas de negociaciones confidenciales, el gobierno alemán anunció el miércoles un acuerdo sobre las indemnizaciones, antes de las ceremonias de este lunes, que los parientes de las víctimas amenazaron con boicotear.

Las familias consideraron hasta entonces que las cantidades propuestas eran demasiado modestas. Finalmente, el Gobierno de Olaf Scholtz decidió el miércoles desbloquear 28 millones de euros, aportados en parte por el estado de Baviera y la ciudad de Múnich.

Se reconocerán “ciertos errores”

El jefe del Estado alemán y su homólogo israelí estarán presentes el lunes en Múnich en la conmemoración del aniversario del drama.

Steinmeier indicó que su país reconocerá “ciertos errores de juicio y ciertos comportamientos equivocados” cometidos por su país, entre ellos “el olvido”.

El 5 de septiembre de 1972, ocho miembros del comando palestino “Septiembre negro” entraron en la villa olímpica de Múnich. Mataron a dos atletas israelíes y luego tomaron a otros nueve como rehenes, para tratar de intercambiarlos por 232 prisioneros palestinos.

La intervención de los de seguridad alemanes se saldaron con la muerte de todos los rehenes. Cinco asaltantes palestinos fueron abatidos y otros tres detenidos.