En vísperas del septuagésimo tercer Día de la (Iom Hatzmaut ), aproximadamente 9.327.000 personas habitan en Israel.

De acuerdo con los datos suministrados por la Oficina Central de Estadísticas, 6.894.000 de sus habitantes son judíos (74%), 1.966.000 (21%) se reconocen como árabes y 467.000 (5%) han sido clasificados en la categoría de “otros”: cristianos no árabes, practicantes de otras religiones y ciudadanos registrados como sin religión.

Desde el último Día de la Independencia, nacieron 167.000 bebés, 50.000 personas fallecieron y 16.300 inmigrantes arribaron al país, dice la Oficina. En total, la población creció, el año pasado, en alrededor de 137.00 personas.

Cuando se estableció el Estado de Israel, en 1948, la población contaba con 806 mil almas, el 82% judíos. Desde entonces arribaron al país 3,3 millones de inmigrantes, entre ellos 1,5 millones (el 44,7%) llegaron desde el año 1990.

Los datos de la Oficina Central de indican que la población de es joven: el 28% de los habitantes tienen edades comprendidas entre 0 y 14 años, mientras que al 12% de los ciudadanos son mayores de 65 años.

Se estima que, con este ritmo de crecimiento demográfico, la población de alcanzará los 11,1 millón de personas en 2010, 13,2 millones en 2040, y en 2048, en el centésimo aniversario de la Independencia, se proyecta que la cifra de habitantes llegará a 15,2 millones.

En 1948, solamente el seis por ciento de la mundial que sumaba alrededor de 11,5 millones de personas vivía en Israel. A fines de 2019, el 46% de la del mundo vivía en el Estado judío, y cerca del 78% de los judíos de son “sabras” (nacidos en Israel).

En 2020, las cinco ciudades más pobladas del país eran Jerusalén (936.047), Tel Aviv-Yafo (461.352), Haifa (285.542), Rishon Letzíon (254.238) y Petah Tikva (248.005).