La International Fellowship of Christians and Jews (Fraternidad Internacional de y Judíos, IFCJ por sus siglas en inglés), es un grupo internacional con sedes centrales en Chicago y Jerusalén, fundada en 1983 por su actual presidente, el rabino Yechiel Eckstein, cuyo principal objetivo es construir puentes de entendimiento y cooperación entre y judíos en Tierra Santa.

Desde la semana pasada, la IFCJ ha lanzado una campaña de recogida de fondos a favor de los “perseguidos y aterrorizados” en y en Egipto por el autodenominado Estado Islámico y por los radicales extremistas que han provocado un holocausto de dimensiones universales en contra de ellos.

El mensaje de la Fraternidad expresa lo siguiente: “Miles de en Oriente Medio están siendo atormentados —incluso asesinados— simplemente por su fe. ¡No podemos quedarnos ociosos! Únete a La Fraternidad en una misión prioritaria para proporcionar alivio físico, salud emocional y ayuda financiera a las familias y niños perseguidos”.

La campaña “Bendice a los perseguidos” tiene como meta fundamental llegar a 100,000 dólares y, en el momento de redactar esta nota, se habían recolectado ya 83,726 dólares, recogidos de sus 1.6 millones de asociados en todo el mundo. La campaña, sin embargo, está abierta a quien quiera donar. Se puede actuar en dos modalidades: con un donativo mensual recurrente o con un donativo único.

“Estos actos cobardes traducen un odio hacia un pueblo por ninguna otra razón que su fe”, dijo el rabino Yechiel Eckstein, al presentar la campaña. Y añadió: “Así como continuamos combatiendo el antisemitismo, debemos luchar contra esta creciente persecución contra los en todo Oriente Medio. No podemos quedarnos ociosos. Un ataque contra uno de nosotros es un ataque a todos, y estamos comprometidos a estar con los que han sido blanco” del odio por la fe.

No obstante la misión de la IFCJ es “recaudar fondos entre para ayudar a los judíos necesitados y a los judíos que viven bajo la amenaza del antisemitismo en cinco continentes”, el mensaje del rabino Eckstein al iniciar la campaña es muy claro: “Precisamente mientras continuamos combatiendo el antisemitismo, tenemos que combatir esta persecución contra los en todo el mundo”.

Y es que –desde sus inicios en 1983—la Fraternidad promueve “el entendimiento y la cooperación entre judíos y para construir un amplio soporte de ayuda a Israel y a otras realidades preocupantes que sean compartidas entre ambos”.

La visión de la IFCJ es que “judíos y revertirán sus 2,000 años de historia de discordias y la reemplazarán por una relación marcada por el diálogo, el respeto y la cooperación”.

Hasta el momento, la Fraternidad ha ayudado a “miles de judíos a escapar de la pobreza y del anti-semitismo y a llevarlos a su tierra bíblica mediante una asistencia humanitaria que ha tocado las vidas de millones de judíos en Israel y en el mundo, proveyendo de ayuda vital a las víctimas de la guerra, el terror y mucho más”.

Ya desde 2008 la Fraternidad ha ayudado económicamente a los 160,000 ciudadanos árabes de Israel, quienes representan alrededor del dos por ciento de la población de Israel.

La ayuda para los árabes de Israel, dice el reporte de la IFCJ, ha variado cada año dependiendo de las necesidades de la comunidad, pero va desde la entrega de cupones de comida de 90 dólares a familias necesitadas para cenas navideñas, hasta la concesión de 1,300 dólares en becas educativas a ciudadanos israelíes que sirvieron en el ejército israelí.

También ha proporcionado varios millones de dólares en ayuda a los árabes israelíes en la última década.

Información de contacto
Llamar +1 800-486-8844
info@ifcj.org
http://www.ifcj.org

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael, reconocido en los World’s Best Awards
Artículo siguienteEl mundo judío recuerda Tisha b´Av
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.