La policía de Azerbaiyán arrestó a un iraní que pertenecería a la Fuerza Quds, responsable del atentado a la AMIA, por su “comportamiento sospechoso” mientras se paseaba alrededor de la embajada de Israel en Bakú, y en un allanamiento a su casa encontró planos y fotografías que indicarían su intención de cometer una serie de ataques terroristas en ese lugar.

Hasan Faraji (foto), de 31 años, se resistió a ser detenido el 31 de octubre y luego se le dictaron 30 días de detención administrativa.

En febrero de 2012, el Ministerio de Seguridad Nacional de Azerbaiyán anunció que había frustrado un complot vinculado a Hezbollah y la Fuerza Quds de Irán.

Ésta es una unidad especial de la Guardia Revolucionaria de Irán que se encarga de la planificación y ejecución de ataques terroristas contra objetivos judíos e israelíes en el exterior, como el perpetrado contra la sede comunitaria judía en Buenos Aires el 18 de julio de 1994, que provocó 85 muertos y centenares de heridos.

Fue el segundo en su tipo adjudicado al fundamentalismo islámico en Argentina, tras el atentado a la Embajada de Israel, el 17 de marzo de 1992, que asesinó a 29 personas y damnificó a otros cientos.