Diario Judío México - Una pintura robada a la familia del coleccionista de arte Adolphe Schloss por tropas alemanas durante la ocupación de en la Segunda Guerra Mundial será devuelta a sus descendientes en Nueva York, dijo el consulado francés en un comunicado el martes.

El cuadro de 1639 del artista holandés Salomon Koninck “Un erudito que afila su pala”, formaba parte de una importante colección de obras flamencas y holandesas de Schloss, un judío que vivía en París.

El retorno de la obra el 1° de abril, facilitado por agentes del FBI, tendrá lugar en el consulado francés bajo la supervisión del ministro de Relaciones Exteriores galo, Jean-Yves Le Drian, y representantes de la comunidad judía, según el comunicado.

Una colección de unas 333 pinturas propiedad de Schloss habían sido almacenadas originalmente en el sur de durante la Segunda Guerra Mundial antes de que los nazis la encontraran y la confiscaran.

Algunas de esas obras, incluida la pintura de Koninck, fueron enviadas al cuartel de Adolf Hitler en Múnich.

La pintura en cuestión reapareció en noviembre de 2017 cuando un comerciante de arte chileno intentó venderla a través de una casa de subastas de Nueva York, dijo el año pasado el fiscal federal de Manhattan al iniciar un procedimiento formal para devolverlo a los herederos de Schloss.

El vendedor explicó a las autoridades que su padre había comprado la pieza en 1952 a Walter Andreas Hofer, el hombre a cargo de la compra de arte para el líder nazi Hermann Göring, y un actor importante en el mercado de productos robados.