Diario Judío México - Después de un muy interesante debate que se vivió en la , respecto a la intolerancia, el odio, el racismo y si debemos o n o ser Tolerantes con los Intolerantes y ¿si no lo somos, entonces somos los intolerantes? el Dr. Ariel Gelblung del Centro Simón Wiesenthal Latinoamérica nos hablo en exclusiva para diariojudio.com sobre este debate, sus puntos de vista, recordemos que el participo del lado que estan en contra de los intolerantes o a favor de establecer limites para ellos.
Aquí una transcripción de esta interesante entrevista.
Los invitamos a ver el debate completo y disfrutar toda emoción de las #CDI218 en nuestras páginas de diariojudio.com donde encontrara otras polémicas entrevistas con otros de los panelistas del debate, asi como otras interesantes platicas con los extraordinarios ponentes con los que este año, al igual que en las ediciones anteriores, Andres Roemer nos sorprende

– Ud. se posicionó del lado “EN CONTRA”. Esto es coartar la libertad de expresión?

De ninguna manera. Mi posición es que no existen derechos absolutos sino que se practiquen de acuerdo a las leyes que regulan su ejercicio. No es concebible que la libertad de expresión tenga una valoración mayor que nuestra vida y nuestra dignidad. Y desde ya, quien se exprese tiene que asumir sus responsabilidades.

Las palabras pueden dañar y mover a la acción a quienes atentan contra el sistema democrático. Cada vez más estamos expuestos a COMO se nos comunica algo que a su contenido. Tenemos que generar anticuerpos para ello.

Esto es totalmente compatible con la defensa de los Derechos Humanos.

– Por qué niega Ud. entonces que el mensajero del odio pueda expresarse para responderle y desvirtuarlo, educando?

Estamos viviendo una era de formas y de inmediatez.

Si el mensaje de odio tiene un formato fácil y pegadizo, la explicación puede no cuajar a tiempo.

Te voy a dar un ejemplo. El mayor logro marketinero de los grupos propalestinos de la actualidad fue instalar que Israel es un régimen de apartheid. Es una palabra con enorme carga negativa.

Pues bien, esto no es real. La definición de un apartheid no se aplica en Israel, sin embago la explicación que yo tengo que dar no la va a escuchar nadie que asumió que sí lo es.

Necesito texto, tiempo y ejemplos que quien absorbió este mensaje no me dará para rebatir.

– Cómo actúa un personaje público entonces?

Su responsabilidad es mayor aún. Fíjate que hemos creado una nueva categoría de personas: Los influencers. Gente que no importa si tiene o no preparación en contenidos pero su forma es atractiva y lo que ellos hagan tienen millones de seguidores (ninguna palabra más acorde) que indubitablemente aceptarán sus sugerencias como verdad revelada.

En casos de personajes con alta exposición, del mismo modo pueden generar muchísimo daño.

El ejemplo que tenemos a la vista y México enfrentará en forma inmediata es . Un declarado antisemita y racista que promueve un mensaje de odio disfrazado de paz e igualdad. Que no pierde ocasión en identificar su política manifiestamente contra la legitimidad de Israel como país, única democracia de medio oriente, apoyando el terror y la destrucción de dicho estado. Que en ámbitos más reservados sostiene que los judíos deben ser exterminados porque si nos creemos el pueblo elegido que tiene la verdad mataremos al resto. Este hombre lanza en sus espectáculos un cerdo monstruoso, igual a la iconografía de la cerda judía (Judensau) de los antisemitas alemanes medievales, con una visible Estrella de David y la leyenda “SEAN HUMANOS”. De esta deshumanización del judío a la justificación de su destrucción hay solo un paso.

Este hombre promueve el movimiento Boycot, Desinversión y Sanciones (BDS) hostigando a cualquier artista o deportista que siquiera piense en presentarse en Israel. Fíjate entonces que quien supuestamente quiere atacar un apartheid, promueve otro. No lo hace con ningún otro lugar en el mundo.

Y llamativamente, se considera socialista. Pero no se presentará ni en Venezuela, ni Cuba ni Nicaragua. Solo donde cobra fortunas en dólares por sus entradas.

– Cuál debería ser el curso de acción, entonces?

No ir a sus conciertos.

Instar a los sponsors que le retiren el auspicio, como hizo American Express al conocer los contenidos que transmite.

Los que lo sostengan, están financiando un mensaje de odio y discriminación y la financiación de actividades ilegítimas (En numerosas jurisdicciones el BDS fue declarado ilegal). Esto debe también denunciarse.