necesita aprender de cuando se trata de reconocer su papel en la Shoá y combatir el , dijo el martes el presidente del Parlamento austríaco, Wolfgang Sobotka, en una entrevista con The Jerusalem Post.

Sobotka, de 66 años, es miembro del Partido Popular Austríaco. Antes de su carrera política fue maestro y director musical.

“Tenemos mucho que aprender de los alemanes cuando se trata de apropiarnos de nuestra historia y tomar medidas”, dijo, hablando con el Post durante la convención de la Conferencia de Rabinos Europeos (CER) en Múnich. Explicó que “siempre nos percibimos como víctimas del régimen nazi hasta las elecciones de 1986 cuando se eligió a Kurt Waldheim”.

Según Sobotka, fue entonces cuando ocurrió el verdadero cambio en , «hubo un acto de cambio de mentalidad en la población austríaca, que no solo somos las víctimas sino también los perpetradores».

Explica que la situación en 2022 es diferente, pero aún necesita trabajo. “Solo años después, ahora tenemos una visión muy clara de nuestra historia y tenemos nuestra propia responsabilidad nacional. En los últimos años hemos hecho mucho para mejorar nuestras relaciones con la comunidad judía; hacer más por su seguridad; hacer más para combatir el en general, aunque nuestra ley contra el es muy estricta y fuerte, pero no es suficiente. Creo que es muy importante para nosotros involucrar a la sociedad civil en la lucha contra el porque es un deber de la población no judía”.

El Presidente agregó que ha aceptado a 72.000 refugiados, de los cuales 1.000 son judíos y están atendidos por la comunidad judía local. “Creo que nuestra comunidad (judía) ha hecho mucho por los refugiados y estamos muy orgullosos de eso”.

Sobotka fue orador principal en la conferencia y habló en honor de Katharina von Schnurbein, comisionada de de la Comisión Europea, quien recibió un premio de la CER.

“El tiene cientos y miles de años”, dijo, después de la Shoá «en y en hubo procesos para asumir la responsabilidad y reconocer nuestra historia, pero dentro de la gente se olvidó de lo que pasó”.

Sin embargo, hoy en día los austríacos “entienden su historia y la importancia de la conexión con la comunidad judía de Austria”.

“Nosotros en otorgamos la ciudadanía a quienes sufrieron y a sus descendientes”, dijo Sobotka en su discurso y afirmó que “la lucha contra el no es responsabilidad de la comunidad judía sino de la comunidad no judía. Lo experimentamos, aprendimos de ello”.

Con respecto a Von Schnurbein dijo: “Katharina ayudó a muchos a construir un puente y alentó a muchos a hablar también en contra del antisemitismo. Hoy hay también desde el centro, pero también desde los márgenes. Esto no es aceptable para nosotros y tenemos que combatirlo”.

La Conferencia de Rabinos Europeos celebró su 32ª convención general en el Westin Grand Hotel de Múnich, . La convención se estableció para abordar los temas oportunos de «Liderazgo rabínico en tiempos de pandemia y guerra. Sirviendo a D’s y la comunidad en una nueva realidad».

Más de 350 rabinos de 43 países y comunidades líderes de toda Europa y el mundo asistieron a la conferencia.

En un discurso en enero, el canciller austríaco pidió «disculpas» al mundo judío en el Día Internacional de la Shoá.

Karl Nehammer se dirigió al ministro Lapid, diciendo: “Querido Yair, te pido disculpas en nombre de la República de por los crímenes cometidos aquí. Me disculpo porque tu abuelo fue asesinado aquí.”

«Los nazis pensaron que ellos eran el futuro y que los judíos serían algo que solo se encuentra en un museo. En cambio, el Estado judío es el futuro y Mauthausen es un museo».

“Vine aquí hoy para recordarle al mundo que Bela Lampel no era un número. Me envió aquí hoy para decir en su nombre que los judíos no se han rendido. Han establecido un Estado judío fuerte, libre y orgulloso, y enviaron a su nieto, para que los represente aquí hoy».