Un juez chileno condenó el jueves a cuatro años de prisión por el delito de asociación ilícita a cuatro antiguos jerarcas de la Colonia Dignidad y a tres ex agentes de la policía secreta de Augusto Pinochet, informaron fuentes judiciales.

La sentencia, dictada por el juez especial Jorge Zepeda, de la Corte de Apelaciones de Santiago, condena a la pena señalada a Kurt Schnellemkamp, Gerd Seewald, Gerhard Mücke y Karl van Den Berg Schuurman, estrechos colaboradores del fallecido líder del enclave alemán Paul Schaefer.

También al general retirado Manuel Contreras Sepúlveda, ex jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA); al ex brigadier Pedro Espinoza Bravo y al ex coronel Fernando Gómez Segovia, miembros del alto mando de ese organismo.

Contreras suma condenas por más de 300 años de prisión tras ser condenado en decenas de juicios por violaciones a los derechos humanos.

Según el texto del fallo, la Colonia Dignidad sirvió de base para que un grupo se concertara con el objeto de cometer diversos delitos, tales como homicidios, lesiones graves, uso de armas ilegales y violaciones de menores de edad desde 1970 en adelante, como consta en documentos encontrados en el enclave, situado a unos 380 kilómetros al sur de Santiago.

Dicha organización, indica el juez, contaba con un mando superior que aplicaba reglas, experiencias y adiestramiento propios de una estructura militar y que desarrolló un sistema de espionaje que incluyó un archivo político, búsqueda de información e intentos de intervención de los sistemas clasificados de comunicaciones de las Fuerzas Armadas.

También un registro de personas, principalmente de presos políticos, además de establecer canales para entregar la información, con el objeto de planificar acciones en su contra, pese a que muchos de los espiados se encontraban en otros países.

También recopilaban información sobre autoridades civiles, religiosas, militares en servicio activo o retirados a través del sistema, que fue la base del vínculo entre la Colonia y la DINA.

La Colonia Dignidad, calificada “un Estado dentro de otro Estado” por el ex presidente chileno Patricio Aylwin, fue fundada en 1961 por el ex suboficial nazi Paul Schaefer, quien actuaba al margen de las leyes chilenas, sin que ningún gobierno lograra desvelar los secretos ocultos en sus 16,000 hectáreas de superficie, en los que hasta había un aeródromo.

Tras la recuperación de la democracia en Chile, en 1990, se comprobó que el lugar fue usado para torturar, asesinar y hacer desaparecer a opositores a Pinochet y que Schaefer era además un pederasta que violó y abusó de decenas de niños.

Cuando murió en prisión, en 2010, Schaefer estaba condenado a casi 30 años de cárcel por las violaciones y por la tenencia de un arsenal de armas de guerra y químicas.

El pasado 7 de abril, la Justicia desclasificó un archivo de 39,000 fichas con datos y referencias de detenidos desaparecidos, ejecutados políticos, torturados y presos políticos.

Durante la dictadura (1973-1990), según informes oficiales, unos 3,200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1,192 figuran aún como desaparecidos, mientras otros 33,000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2014/04/24/1733871/autoridades-chilenas-condenan.html#storylink=cpy

 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDocumental muestra la convivencia judeo-musulmana en Marruecos
Artículo siguienteDiarioJudio.com y la FCJE acogen con emoción la canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.