“Back into the Light” en el Museo Judío de Fráncfort muestra a artistas olvidadas

Por:
- - Visto 186 veces
“Back into the Light” en el Museo Judío de Fráncfort muestra a artistas olvidadas

Al principio, no tenía mucho: solo una fecha de nacimiento y una de muerte, y un puñado de fascinantes dibujos de estilo expresionista que fueron comprados para el museo a principios de la década de 1990. ¿Quién era esta Rosy Lilienfeld de la que procedían? ¿Qué papel desempeñó en la vida cultural de Frankfurt en los “locos años veinte”? ¿Cómo fue percibida? ¿Y por qué olvidar?

Hace casi 15 años, Eva Sabrina Atlan, curadora del Museo Judío de Frankfurt y hoy subdirectora de la casa, comenzó a buscar. Encontró rastros en el archivo estatal de Hesse. Informes escritos por médicos sobre la mentalmente inestable Lilienfeld, una fotografía de su estudio en el Instituto de Arte Städel, una lista de artículos que Lilienfeld tuvo que hacer antes de salir de Alemania.

El editor austriaco Richard Löwitt publicó un libro del artista con ilustraciones para la historia “Baal Shem” de Martin Buber, que se inspiró en el misticismo judío oriental: Lilienberg tradujo la historia en dibujos de alto contraste pero armoniosos. Sus cuadros nocturnos, que realizaba con tinta, eran completamente diferentes, más expresivos y perturbadores: escenas llenas de esqueletos, de pesadilla, enfrentamientos con los propios demonios internos. Y luego estaban los paisajes urbanos: fachadas de casas, tranvías, puertos este y oeste, la sinagoga en Börneplatz.


Sus carreras terminaron con la era nazi.
El comisario estaba decidido a dedicarle una exposición a esta Rosy Lilienfeld, Atlan trabajó en ella durante más de una década y fue conociendo cada vez más la vida de la artista, que terminó amargamente en el campo de concentración de Auschwitz. Sin embargo, el resultado es una muestra diferente: no solo se presenta a Lilienfeld, sino a cuatro artistas judíos que causaron sensación en Frankfurt en la década de 1920, que tenían sus propios estudios, se sentían como en casa en salones y círculos intelectuales y en conocidos galerías, a veces también en el extranjero. Sus carreras llegaron a un abrupto final durante la era nazi.

Dos de ellas, Ruth Cahn y Erna Pinner, sobrevivieron al Holocausto en el exilio. Las otras dos, Rosy Lilienfeld y Amalie Seckbach, murieron en campos de concentración nazis. Las obras de todas las mujeres cayeron en el olvido. La exposición con el título programático “Back into the Light” pretende cambiar eso.

Las impresionantes obras de los artistas se dividen en cuatro gabinetes, cada uno de los cuales simboliza uno de los estudios de mujeres. Puedes ver retratos expresivos de mujeres en colores llamativos de Ruth Cahn. Su trazo es vivo, trabaja con líneas claras. En París, Cahn se había unido a los “Fauves” y se le había preparado una exposición individual en la conocida Galerie Dalmau de Barcelona. Sus pinturas de ciudades también se pueden ver un poco alejadas del gabinete. Organizó el Palmengarten o el campo de entrenamiento del Frankfurt Eintracht en Riederwald precisamente, pero con garbo.

Los artistas judíos son redescubiertos

Amalie Seckbach descubrió el arte tarde, tras la muerte de su marido, el arquitecto Max Seckbach. Coleccionaba dibujos asiáticos, su colección se consideraba espectacular. Eventualmente, comenzó a exhibir algunas esculturas en las presentaciones de su colección, lo que causó revuelo. El artista belga James Ensor los invitó a una exposición conjunta y pronto Seckbach también estaba pintando. En la muestra se pueden ver algunas de las miniaturas de cabezas que formó con yeso. Y también los inquietantes y tristes retratos que dibujó más tarde, en el gueto de Theresienstadt, hasta poco antes de su muerte.

Viajes a Oriente Medio, África y Sudamérica
Erna Pinner no solo fue dibujante sino también editora. Y, sobre todo, viajeros. Con su socio Kasimir Edschmid, se sintió atraída por Oriente Medio, África y América del Sur. Durante el camino dibujó y fotografió, y de sus experiencias se crearon los libros “Una dama en Grecia” y “Yo viajo por el mundo”. La elegante y urbana Pinner se correspondía completamente con el modelo a seguir de la “nueva mujer”. Y dibujó animales, con pocos trazos, casi cómicos, también en el zoológico de Frankfurt.

En octubre de 1935, Pinner logró escapar a Londres, donde vivía su prima y organizaba transportes para rescatar a niños judíos de Alemania. En el exilio británico también logró hacer un nuevo comienzo: Pinner se convirtió en dibujante de publicaciones zoológicas. Se ha publicado toda una serie de libros que ha dibujado y escrito. Ella no regresó a Alemania y Frankfurt.

Comparte en Redes Sociales

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: