El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió oponerse al antisemitismo y el extremismo al enviar un mensaje de apoyo a los miembros de una en que estuvieron como rehenes durante 11 horas.

Después de un operativo, todos los rehenes fueron liberados con vida. Las autoridades policiales confirmaron la muerte del atacante, aunque no aclararon si la policía lo mató o se suicidó.

Según los informes, el captor exigió la liberación de una ciudadana pakistaní recluida en una prisión cercana a cambio de la vida de los rehenes.

“Sabremos más en los próximos días sobre las motivaciones del secuestrador”, dijo Biden en un comunicado emitido por la Casa Blanca. “Pero permítanme ser claro para cualquiera que tenga la intención de difundir el odio: nos opondremos al antisemitismo y al aumento del extremismo en este país”.

“Estoy agradecido con el trabajo incansable de las fuerzas del orden en todos los niveles que actuaron de manera cooperativa y valiente para rescatar a los rehenes”, dijo Biden.

“Estamos enviando amor y fuerza a los miembros de la Congregación Beth Israel, Colleyville y la comunidad judía”, agregó el presidente norteamericano.

Por su parte, el primer ministro Naftali Bennett también agradeció a las fuerzas del orden de EEUU por poner fin a la situación y rescatar a los rehenes.

“Aliviado y agradecido de que los rehenes de la Congregación Beth Israel en Colleyville, Texas, hayan sido rescatados. Felicito a las agencias de aplicación de la ley y a los equipos sobre el terreno que respondieron con rapidez y valentía para garantizar la seguridad de los rehenes”, twiteó Bennett.