Una resolución de las Naciones Unidas que omite los lazos judíos con el fue aprobada con un apoyo mucho menor al esperado.

Parte de una tríada de resoluciones que se aprueban cada año en la Asamblea General de la esta resolución perdió notable fuerza desde el año 2018. Las otras dos resoluciones son una referida al conflicto con llamamiento al diálogo y el rechazo a la anexión de los Altos del Golán.

En total, 129 países votaron a favor de la resolución (con 11 en contra y 31 abstenciones), en comparación con 148 en 2018. La República Checa y , que votaron a favor de la resolución hace tres años, cambiaron de bando por completo para oponerse a ella.

Mientras tanto, 20 países que votaron a favor en 2018 optaron por abstenerse este año, incluidos Austria, Brasil, Alemania, India, Kenia, Países Bajos, Ucrania y Reino Unido.

Varios de los países atribuyeron su voto modificado al hecho de que la resolución no utilizó una identificación más neutral del lugar sagrado de Jerusalén, que se conoce como Haram al-Sharif para los musulmanes y el para los judíos.

El recinto del se considera el lugar más sagrado del judaísmo, porque allí se emplazaron los dos Templos. También alberga la Mezquita Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del Islam.

Los resultados marcan el acercamiento de Israel con países del este europeo, pero a la vez se destaca el acercamiento con estados de Europa occidental.

De todos modos, ningún país árabe votó para oponerse o abstenerse de la resolución, incluidos los nuevos aliados de Israel, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Marruecos.