Diario Judío México - El profesor del Technion creó SNIFFPHONE, un dispositivo que utiliza sensores de para analizar las partículas en la respiración y así identificar enfermedades.

El profesor israelí Hossam Haick de la Facultad de Ingeniería Química  en el Technion recibió el Premio a la Innovación de la Comisión Europea la semana pasada por su invención del SNIFFPHONE, un dispositivo que utiliza sensores de nanotecnología para analizar las partículas en la respiración y es capaz de identificar enfermedades, como ciertos tipos de cáncer pulmonar e incluso las primeras etapas de las enfermedades neurodegenerativas.
Haick recibió el premio la semana pasada en Lisboa, Portugal, en el Foro Europeo anual de Componentes y Sistemas Electrónicos (EFECS), que se centró en el “futuro digital” de la humanidad. El profesor de Technion fue elegido por el comité de premios como el científico más con la idea más innovadora en el campo de los sistemas electrónicos.
El SNIFFPHONE   incluye el NaNose,  desarrollado en 2014 por Haick y el profesor Nir Peled de la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv. Es un microchip incorporado en un dispositivo similar al alcoholímetro, capaz de diagnosticar varias enfermedades. El dispositivo utiliza la presencia de compuestos orgánicos volátiles específicos, que son huellas dactilares únicas para varias formas de enfermedades.
“Buscamos lo que se llama compuestos orgánicos volátiles, o biomarcadores, en la respiración. Estos biomarcadores son compuestos químicos que se imitan de la fuente de la enfermedad y, como resultado, se difunden dentro del torrente sanguíneo. Por supuesto, el torrente sanguíneo está en contacto con la piel y los pulmones, por lo que nuestra prueba puede detectarlos”, explicó Haick cuando se presentó NaNose.
En un estudio de 2017 dirigido por Haick y que involucró a 1404 participantes de cinco países, NaNose pudo diferenciar entre tumores malignos y benignos, así como su fuente, con casi 90 por ciento de precisión.
SNIFFPHONE y NaNose se encuentran entre una larga lista de logros para el científico premiado. Haick posee docenas de patentes y es parte de una serie de notables listas, entre ellas los “35 científicos jóvenes más destacados del mundo”   del MIT Technology Review por su investigación en métodos de detección de enfermedades no invasivas, y una lista de los 100 inventores más influyentes por varias agencias internacionales entre 2015-2018.
La Comisión Europea le otorgó previamente $6,8 millones para un mayor desarrollo de la NaNose. También ganó una serie de premios y medallas, incluyendo Knight in Order of the Academic Palms del Gobierno francés, el Premio Humboldt, el Premio Bill y Melinda Gates y el Premio a la innovación Herschel Ritz.
Actualmente se desempeña como profesor y catedrático académico en el Departamento de Ingeniería Química de Technion y se desempeña como asesor de varias empresas comerciales que surgieron de sus laboratorios en la prestigiosa universidad.
Su último trabajo, junto con el investigador postdoctoral de Technion, Weiwei Wu, involucra dispositivos de salud portátiles que incluyen electrodos y sensores aplicados a textiles de nylon y vendajes permeables que imitan la piel y monitorean constantemente el ritmo respiratorio, el olor de la piel y los biomarcadores químicos (saliva, sudor). Las irregularidades específicas en estos parámetros pueden indicar la presencia de una enfermedad, según los resultados de investigación publicados en Advanced Materials este año.
Aunque ciertas tecnologías ya poseen estas capacidades, los dispositivos de Haick se distinguen por su autosostenibilidad. En particular, el dispositivo espera utilizar materiales de vanguardia que se curen a sí mismos y aprovechen la energía desperdiciada del cuerpo. Sus componentes recogen la energía del calor y el movimiento del cuerpo, y usan sintéticos que regeneran sus propiedades al dañarse. Estos avances alivian los riesgos, como dejar un dispositivo descargado, rasgado o rayado. Esta tecnología mejorará cada vez más la calidad de vida al convertirse en una enfermera remota que acompaña constantemente a una persona, según los investigadores.
Debido al monitoreo constante de los signos vitales de un individuo, estos sensores proporcionan un diagnóstico de enfermedades en etapas tempranas. Esto evita que las enfermedades progresen, lo que Haick cita como una motivación para su investigación. “Los resultados son muy alentadores”, asegura el científico, señalando las recientes pruebas realizadas en la detección de la tuberculosis con sensores integrados en vendajes.
Sin embargo, el producto está solo en sus etapas preliminares. Según Haick, aunque existen dispositivos discretos, el sensor y las unidades de energía aún no se han integrado en un solo producto. Actualmente, el equipo de investigación espera una patente en una plataforma transpirable de autocuración que imita la piel. Aunque su equipo de investigación espera resultados adicionales, Haick afirma que ya está buscando inversores para lo que él llama una “tecnología prometedora y prospectiva”.
El sector de dispositivos de salud portátiles tiene un tremendo potencial. Los expertos predicen que este mercado alcanzará casi $20 mil millones para 2021. Estas tecnologías no solo controlan los signos vitales de un paciente, sino que también facilitan la comunicación entre pacientes y profesionales de la salud durante todo el día y reducen el costo del trabajo humano asociado con el control constante de los pacientes.