El gobierno de Israel emitió un comunicado referente al informe de Amnistía

El ministro de Relaciones Exteriores, , declaró: Amnesty no es una organización de derechos humanos, sino una organización radical que se hace eco de la propaganda sin ningún examen serio. En lugar de buscar datos, Amnesty cita mentiras difundidas por organizaciones terroristas.

El Estado de Israel rechaza absolutamente todas las falsas acusaciones que aparecen en el informe que se espera que Amnistía publique hoy.

El informe consolida y recicla mentiras, incoherencias,y afirmaciones infundadas que se originan en conocidas organizaciones de odio antiisraelíes, todo ello con el objetivo de revender productos dañados en nuevos embalajes. Repetir una y otra vez las mismas mentiras de las organizaciones de odio no convierte las mentiras en realidad, sino que convierte a Amnistía en ilegítima.

Al publicar este informe falso, Amnistía utiliza dobles raseros y demonización para deslegitimar a Israel. Estos son los componentes exactos de los que está hecho el antiisraelismo moderno.

El Estado de Israel es una democracia fuerte y vibrante que otorga a todos sus ciudadanos los mismos derechos, independientemente de su religión o raza. El Estado de Israel se estableció como el hogar nacional del pueblo judío con un amplio apoyo internacional, a la luz de las lecciones del Holocausto. Amnistía critica la existencia misma del Estado de Israel como Estado nación del pueblo judío y niega efectivamente su derecho a existir en absoluto.

Bajo los auspicios del Secretario General de la organización. Esta rama es notoria por estar corrompida por el racismo y la xenofobia.

Pedimos a Amnistía que se retire del informe que se publicará. Este es un informe que sería preferible no publicar en absoluto,dado que no respeta a quienes verdaderamente valoran y pretenden proyectar los derechos humanos.

El Estado de Israel continuará promoviendo los valores de la democracia y la inclusión, a la luz de los cuales se estableció y continúa existiendo.

Ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid: “Amnistía fue una vez una organización estimada que todos respetábamos. Hoy en día, es exactamente lo contrario. No es una organización de derechos humanos, sino otra organización radical que se hace eco de la propaganda sin un examen serio. En lugar de buscar hechos, Amnistía cita mentiras difundidas por organizaciones terroristas. Cinco minutos de verificación seria bastaron para saber que los hechos que aparecían en el informe publicado esta semana eran un delirio divorciado de la realidad. Israel no es perfecto, pero es una democracia comprometida con el derecho internacional y abierta al escrutinio, con una prensa libre y una Corte Suprema fuerte.”

“Amnistía no llama a Siria un ‘estado de apartheid’, un país cuyo gobierno asesinó a medio millón de sus propios ciudadanos, ni a Irán ni a ningún otro régimen corrupto y asesino en África o América Latina. Odio usar el argumento de que si Israel no fuera un estado judío, nadie en Amnistía se atrevería a argumentar en contra, pero en este caso, no hay otra posibilidad”.