Diario Judío México - El Congreso Judío Europeo (CJE) y la comunidad judía de repudiaron ayer, domingo, que el gobierno magiar admitiera que un acto político del partido neonazi Jobbik se realice en lo que hasta la finalización de la Shoá fuera una sinagoga, en la ciudad de Esztergom.

“Los partidos oficiales tienen derecho a realizar eventos en sedes cuyos dueños les permitan; en este caso, el centro comunitario le pertenece a la municipalidad”, que dirige Éva Tétényi, explicó un vocero oficial.

“En caso de que no se lo prohíba, la Mazsihisz y organizaciones civiles judías protestarán y obstaculizarán físicamente la marcha de Jobbik por ese lugar”, advirtió el presidente de la Federación de Comunidades Judeohúngaras, Andras Heisler.

Tal manifestación sería “pisotear, literal y figurativamente, las tumbas de las víctimas” de la Shoá, denunció el titular del CJE, Moshe Kantor.

“La comunidad de Esztergom fue aniquilada y esta sinagoga no está en uso hoy porque los judíos fueron exterminados, y así como los nazis la destruyeron físicamente, sus descendientes ideológicos de Jobbik la estarían destruyendo una vez más”, agregó.

Por ello, el líder comunitario reclamó que la municipalidad cancele el evento “en razón de que, por su propia naturaleza, se estará celebrando la masacre de judíos y la destrucción de sus comunidades” durante la Shoá y que el gobierno nacional defienda “la memoria” de la misma.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.