Diario Judío México - El coleccionista alemán , fallecido este martes, expresó en el testamento que sus cuadros, entre los que hay obras expoliadas por los nazis, recaiga completa en una fundación artística no alemana, de acuerdo con varios medios alemanes.

Según el diario Süddeutsche Zeitung y la radio pública regional NDR, Gurlitt dictó recientemente testamento debido a su delicado estado de salud y expresó su última voluntad con respecto a su colección, cuya existencia no se hizo pública hasta el año pasado.

Las 1.280 obras, entre las que se cuentan piezas de Picasso, Chagall, Matisse, Beckmann y Nolde, deben permanecer juntas en esa fundación -cuyo nombre no se ha hecho público- y no quedar en manos de alguno de los escasosfamiliares de Gurlitt, incluido un primo lejano que reside en España.

El testamento lo redactó un abogado del anciano coleccionista en la habitación del hospital en que se encontraba ingresado antes de una operación de corazón a la que fue sometido recientemente.

Expolio nazi

Las autoridades alemanas han indicado por su parte que el acuerdo que alcanzó Gurlitt con el Gobierno alemán y el estado federado de Baviera para que estos pudiesen revisar la colección entera -en busca de obras expoliadas por los nazis- durante un año, sigue vigente.

El caso de Gurlitt salió a luz pública en noviembre del año pasado, cuando se reveló que el anciano había tenido durante décadas decenas de obras de arte de primer nivel cuya existencia se desconocía.

Gurlitt era hijo del marchante de arte Hildebrandt Gurlitt, uno de los pocos que tuvieron autorización del régimen nazi para negociar con obras del así llamado ‘arte degenerado’, que habían sido retiradas de los museos alemanes.

El coleccionista se mantuvo durante años en un casi absoluto anonimato, viviendo entre Múnich y Salzburgo (Austria), hasta que su colección fue descubierta en el marco de unas investigaciones por posible evasión fiscal.

En noviembre de 2013, se empezaron a publicar en una plataforma de internet las obras de las que había sospecha que habían llegado a manos del padre de Gurlitt, después de que sus propietarios judíos tuvieran que venderlas a bajo precio por la presión de la persecución del régimen nazi.

Especialmente, dos cuadros -‘Dos jinetes en la playa’, de Max Liebermann, y ‘Mujer sentada’, de Henri Matisse-, cuya procedencia estaba documentada, ya que habían pertenecido a judíos perseguidos, generaron preguntas sobre buena parte de la colección.

El coleccionista murió en su apartamento en el barrio muniqués de Schwabing, donde habían sido encontrados sus cuadros y a donde regresó después de una intervención quirúrgica que fue necesaria debido a problemas cardiacos, que finalmente le causaron la muerte.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAuschwitz sufre de una ola de vandalismo y robos
Artículo siguienteMazl Tov! Felicidades a Willy y Ariela por el nacimiento de su hija
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.