Esta semana, los hospitales israelíes volvieron a abrir las puertas de las salas especiales para casos de coronavirus. El aumento de contagios en las últimas semanas motivó a que se tomara esta lógica y rápida decisión.

Esos espacios habían sido cerrados debido a la exitosa campaña de inoculación nacional impulsada por el gobierno. Sin embargo, la variante Delta ganó terreno y los casos de contagiados crecieron de manera exponencial.

La cifra actual y total de pacientes de gravedad subió a 153, de los cuales 35 son críticos. Esto significa que el número de casos de este tipo se duplicó respecto a los últimos siete días. En las 24 horas del martes, se identificaron 2.260 nuevas personas con el virus en su cuerpo, y una positividad de 2,38%, según el ministerio de Salud.

Seis semanas atrás, los positivos eran alrededor de 200, mientras que ahora los mismos se elevaron a 14.365. El dato buno es que más de cinco millones de israelíes ya recibieron una o las dos dosis necesarias para combatir al -19.

Esta variante que azota al mundo, incluido Israel, provocó que la vacuna Pfizer redujera su efectividad del 90% al 80%. Sin embargo, hasta ahora los resultados concluyen que la vacunación mantiene a raya la mortalidad del virus.

FuenteAURORA

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorVino, viajes y otros placeres: La Receta para la felicidad
Artículo siguiente29 de julio de 1945: Se celebró la primera boda judía después de la Segunda Guerra Mundial en Berlín