La investidura de Joe Biden como 46º presidente de Estados Unidos se presenta como una de las ceremonias de toma de posesión más atípicas que se recuerdan en la reciente historia del país norteamericano. Con un impresionante dispositivo de seguridad, tras el asalto al Capitolio por seguidores de Donald Trump del pasado 6 de enero y la aprobación de un segundo impeachment en la Cámara de Representantes contra el presidente saliente, la ausencia del propio mandatario que deja el poder y una drástica reducción en el número de asistentes como consecuencia de la pandemia, el acto presentará en esta ocasión un aspecto muy diferente al del evento multitudinario con que tradicionalmente se oficializa la inauguración del mandato.

Juramento del nuevo mandatario

El ritual, en esencia, será el mismo. El presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts, tomará juramento del cargo a Biden, que empleará la formula establecida: «Yo solemnemente juro que ejerceré fielmente el cargo de Presidente de los Estados Unidos y, con lo mejor de mi capacidad, preservaré, protegeré y defenderé la Constitución de los Estados Unidos». A continuación, pronunciará su discurso inaugural.

La nueva vicepresidenta, Kamala Harris, tomará posesión de su cargo con un juramento similar.

También se repetirá el lugar de la ceremonia: la balconada de la fachada oeste del Capitolio, frente a la explanada del National Mall y los monumentos a George Washington y Abraham Lincoln. Precisamente esa parte de la sede del Congreso se vio invadida por los partidarios de Trump el pasado 6 de enero, tras la arenga del presidente en la que animó a no reconocer el resultado de las elecciones de noviembre.

Joe Biden ofrece unas declaraciones desde Wilmington (Delaware)
Joe Biden ofrece unas declaraciones desde Wilmington (Delaware) - Reuters

No obstante, la celebración del acto de investidura en la fachada oeste es relativamente reciente. La jura se realizó allí por primera vez en 1981, con la inauguración del primer mandato de Ronald Reagan. Hasta entonces la mayoría se llevaron a cabo en el pórtico de la parte este.

Debido a la pandemia de coronavirus, que ha costado la vida ya a cerca de 400.000 personas en EE.UU., ha obligado a reducir al mínimo la asistencia al acto, que en otras ocasiones contaba con miles de asistentes, y se ha pedido al público que se quede en su casa. Aunque Biden pasará revisa a las tropas, como es tradicional, la organización quiere evitar el desfile que suelen hacer los nuevos presidentes hasta la Casa Blanca por la avenida Pensilvania entre miles de personas, de manera que esta vez habrá una suerte de «desfile virtual» por todo el país.

Ausencia de Trump

Quien no estará en el acto, según anunció él mismo, será Donald Trump. «A todos los que han preguntado, no iré a la Inauguración el 20 de enero», dio a conocer a través de Twitter. Esa ausencia rompe una tradición en el traspaso de poderes en EE.UU., ya que solo tres presidentes, todos ellos en el siglo XIX, no estuvieron presentes en la toma de posesión de sus respectivos sucesores: John Adams (1801), su hijo John Quincy Adams (1829) y Andrew Johnson (1869).

Para evitar que puedan producirse nuevos incidentes, Washington estará blindado con entre 15.000 y 20.000 miembros de la Guardia Nacional, reforzando el dispositivo de seguridad que el 6 de enero, durante el asalto al Capitolio, se vio desbordado. Este miércoles, cuando se debatía el impeachment a Trump, se pudo ver a muchos de ellos descansando en el interior del edificio mientras los diputados acudían al salón de plenos.

Enmienda constitucional

Antiguamente, cuando las comunicaciones en un país tan extenso como Estados Unidos eran mucho más difíciles que ahora, la inauguración del mandato tenía lugar en marzo, lo que suponía que el presidente saliente se mantenía en funciones durante cuatro meses. Pero para acortar ese tiempo, conocido como el periodo de «lame duck» o «pato cojo», se incorporó en 1933 una nueva enmienda a la Constitución, la número 20, que establece que el fin del mandato del presidente saliente y el comienzo del nuevo tenga lugar el 20 de enero del año siguiente a las elecciones.

Reza así: «Los mandatos del Presidente y el Vicepresidente terminarán al mediodía del día 20 de enero, y los mandatos de senadores y representantes al mediodía del día 3 de enero, de los años en los cuales estos mandatos habrían terminado si este artículo no hubiera sido ratificado, y los mandatos de sus sucesores comenzarán entonces».

Cuando el día 20 de enero coincide que es domingo, la ceremonia pública de la investidura se traslada al lunes 21. Desde 1933 esto ha sucedido en tres ocasiones, con Dwight Eisenhower en 1957, Reagan en 1985 y Barack Obama en 2012. En esta ocasión, puesto que cae en miércoles, la investidura de Biden será en torno a las 12.00 del 20 de enero de 2021.

FuenteABC

2 COMENTARIOS

  1. Con tristeza de ve aún personas que defienden al Señor Trumph que deja un País dividido y enfrentado. No recuerdo un caso así desde la guerra de sucesión... Acaso esperan que los supremacistas se estrenen con una *noche de los cristales rotos?* En la biografía de un antiguo mayordomo negro menciona que *los EEUU se escandalizaron con lo que vieron en Europa en los campos de concentración pero nunca mencionaron que antes los hubo en los mismos EEUU con los negros* Aun faltan unas horas para que termine ese *show* de Trumph y ya se verá que deja de recuerdos para el mundo entero!!!

    • No escribís la verdad sobre las noticias. Ese presidente ganó las elecciones con FRAUDE, con ROBO y con MENTIRAS. Adonai castigará a los que no se arrepientan de este mal al mundo.

      Deja tu Comentario

      A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
      Artículo anteriorImportante mensaje de Raquel Bessudo: Shabat Shalom, a Gut Shabes
      Artículo siguiente"Dale tiempo a tus hijos", Rab Zury Cattan - Dosis Diaria #86 Jew Tube