Marie van der Zyl es la presidenta del órgano que representa a la comunidad judía británica. Es la segunda mujer en ocupar ese puesto y fue elegida entre más de 300 representantes de 180 sinagogas y otros 40 organismos judíos de su país.

Viajó hasta Roma junto al jefe ejecutivo de la institución para poder saludar al Papa.

MARIE VAN DER ZYL
Presidenta, Board of Deputies of British Jews
“Nos sentimos unos privilegiados porque el Papa se ofreció a vernos. Le hemos regalado un precioso libro de nuestras sinagogas más antiguas. Y queremos agradecerle su trabajo por sostener la buena relación que existe entre las comunidades judías y cristianas”.

MICHAEL WEGIER
Jefe Ejecutivo, Board of Deputies of British Jews
“Es maravilloso que después de 7 siglos de relaciones difíciles, tenemos ahora a un Papa que tiene en mucha consideración a los judíos y a Israel y por eso queremos expresarle lo apoyados y agradecidos que no sentimos por ello”.

Marie van der Zyl y Michael Wegier pudieron intercambiar unas palabras afectuosas con el Papa.

-“Mi mujer está en Santiago de Chile. Y le dice gracias también”.

Mostraron su preocupación por el aumento de casos de en . En 2021, tras el nuevo episodio de tensión entre Israel y Palestina, los casos se dispararon en un 500%. Son los datos de la organización judía británica Community Security Trust.

Por eso también agradecieron al Papa mensajes como este que transmitió en uno de sus viajes más recientes.

FRANCISCO
“Estamos unidos -lo repito- en la condena de toda violencia, de toda forma de , y en el esfuerzo para que la imagen de Dios en la persona humana no sea profanada”.

MICHAEL WEGIER
Jefe Ejecutivo, Board of Deputies of British Jews
“Hemos hablado de la importancia de las relaciones entre judíos y cristianos, nos ha dicho que rezará por nosotros y que debemos rezar por él”.

-“Rezad por mí, yo voy a rezar por vosotros y vosotros rezáis por mí”.
-“Y recemos por la paz.”

Roma es una ciudad especialmente sensible a la cuestión antisemita. En octubre de 1943 los nazis protagonizaron una monstruosa redada para enviarlos a los campos de concentración. Muchos consiguieron salvarse refugiándose en casas de amigos o en iglesias. Otros no tuvieron suerte y fueron deportados.

Y para no olvidarlos, en las casas donde vivieron han colocado unos adoquines dorados con el nombre del judío que nunca regresó a su hogar.

SO/JRB

FuenteRome Reports

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz Sra. Janet Guingor Z”L
Artículo siguienteEl Aeropuerto Internacional de Estambul ahora ofrece comida kosher