Diario Judío México - Saludo nazi, cantos xenófobos e insultos racistas dedicó un grupo de simpatizantes búlgaros a los jugadores ingleses durante el encuentro futbolístico que disputaron ayer los seleccionados de e por la ronda clasificatoria para la Eurocopa 2020.

Los incidentes tuvieron un coletazo político por el primer ministro búlgaro, Boiko Borissov, pidió la renuncia del titular de la Federación búlgara de Fútbol, Borislav Mihaylov, quien dimitió hoy tras el escándalo por los gritos racistas proferidos por el público.

“Es inadmisible que , uno de los países más tolerantes, esté asociado al y a la xenofobia, cuando personas de etnias y religiones diferentes viven aquí en paz”, escribió el jefe de gobierno en sus redes sociales luego que la selección búlgara perdiera 6-0.

Según las crónicas periodísticas, durante el partido, una parte del público presente en el estadio Vasil-Levski, en Sofia, levantó su brazo derecho en señal del tradicional saludo nazi y durante el juego arremetió verbalmente contra los jugadores de Tyrone Mings, Marcus Rashford y Raheem Sterling.

El juego estuvo detenido por unos instantes cuando se imponía por 3 a 0 por los insultos racistas y los árbitros tuvieron que detener una vez más el partido, siguiendo el protocolo de UEFA.

Incluso, durante el encuentro los jugadores ingleses analizaron la posibilidad de abandonar el campo de juego por los incesantes insultos racistas que recibían sus compañeros afro descendientes.

Harry Kane, estrella de la selección inglesa, valoró que los jugadores de color eligieran darles una lección sobre el terreno de juego a todos los racistas. “Todos quisimos volver y hablar dentro del campo”, dijo el futbolista.

Cabe señalar que el estadio ya está clausurado parcialmente por eventos similares.