Saeid Mollaei, un desertor iraní que se llevó la plata olímpica en judo masculino de 81 kg el martes, dedicó su medalla a Israel, donde se entrenó para los Juegos Olímpicos de Tokio.

«Gracias a Israel por toda la buena vibra – esta medalla está dedicada a ustedes también y espero que Israel esté feliz con esta victoria, hoy», dijo después de su último combate, según el Jerusalem Post.

Mollaei, el campeón mundial en 2018, dejó su país de origen y pasó a la clandestinidad en 2019 después de denunciar a los líderes iraníes que, según dijo, le ordenaron perder en el Campeonato Mundial de Judo en para evitar la posibilidad de enfrentar al israelí Sagi Muki.

Recibió asilo en Alemania en 2019 antes de encontrar un nuevo hogar en Mongolia, al que representa en los Juegos de Verano.

Mollaei, de 29 años, y Muki, de 25, se han hecho amigos desde entonces, y Mollaei dijo en marzo que esperaba enfrentarse a Muki en las finales olímpicas, según su biografía en el sitio web de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Muki fue eliminado de los Juegos en los cuartos de final más temprano ese día, pero dijo a los medios israelíes que estaba orgulloso del hombre que se llevó la plata.

«[Mollaei] es un amigo muy cercano, y sé por lo que pasó para llegar aquí», dijo, según el Post. «Se lo merece. Es inspirador».

La Federación Internacional de Judo suspendió a durante cuatro años por su antisemitismo impuesto por el estado. El gobierno se negó a permitir que sus deportistas se enfrentaran a los israelíes.

La FIJ calificó la política de como «una infracción grave y una violación flagrante de los estatutos de la FIJ, sus intereses legítimos, sus principios y objetivos» – y en abril negó la apelación de de su suspensión.

                                                 Desde la izquierda, el medallista de plata Saeid Mollaei de Mongolia, el medallista de oro Takanori Nagase de Japón, los medallistas de bronce Shamil Borchashvili de Austria y Matthias Casse de Bélgica celebran durante la ceremonia de premiación de judo masculino -81 kg en los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón, el martes.
(Foto AP / Vincent Thian)

No es la primera vez que aparece ese tipo de discriminación en el mundo del judo.

La semana pasada, el judoca argelino Fethi Nourine se retiró de los en lugar de enfrentarse potencialmente con Tohar Butbul de Israel en la división de 73 kg. También había abandonado el torneo del campeonato mundial de 2019 para evitar el mismo enfrentamiento.

La FIJ respondió suspendiendo a Nourine y su entrenador, Amar Beniklhef, esta semana.

Takanori Nagase de Japón, a la izquierda, le da la mano a Saeid Mollaei de Mongolia después de derrotarlo para ganar la final masculina de -81 kg de judo en los Juegos Olímpicos de Verano de 2020 en Tokio, Japón, el martes 27 de julio de 2021
(AP Photo / Vincent Thian)

«El judo se basa en un código moral fuerte, que incluye el respeto y la amistad, para fomentar la solidaridad y no toleraremos ninguna discriminación, ya que va en contra de los valores y principios fundamentales de nuestro deporte», dijo la FIJ.

Nourine estaba listo para enfrentarse a Mohamed Abdalarasool de Sudán, y se esperaba que quien ganara enfrentara a Butbul.

Abdalarasool no se presentó al combate.

Ryan Gaydos de Fox News y Associated Press contribuyeron a este informe.

FuenteConsulado de Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior29 de julio de 1945: Se celebró la primera boda judía después de la Segunda Guerra Mundial en Berlín
Artículo siguienteActivista política iraní Fatemeh Sepehri: Yo espero ver el día en que Jamenei sea arrastrado por las calles y asesinado al igual que Gadafi