La creación de una oficina de innovación colombiana en Jerusalem fue anunciada este martes por el presidente de Colombia, Iván Duque, en su segundo y último día de visita oficial a Israel, centrada en afianzar los crecientes vínculos económicos entre ambos países.

Duque culmina así su breve visita al Estado judío, en la que se reunió con las máximas autoridades israelíes y miembros del mundo empresarial y de la innovación, y en la que, en un evento público, presentó la nueva sede colombiana en la Ciudad Santa, centrada en asuntos económicos y con representación diplomática.

Entre sus metas también estuvo reforzar a Colombia “como principal socio de Israel en las Américas” y cimentar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos, que entró en vigor en 2020, un acuerdo económico es “clave” para Bogotá y supone el primero de esta índole que firma con un Estado de Oriente Medio.

“Con la oficina, podemos dentro de poco alcanzar más de mil millones en comercio y ese debe ser nuestro foco”, apeló Duque este mediodía en un foro económico entre ambos países celebrado en Tel Aviv.

En el encuentro, que contó con la participación de más de 50 empresarios e inversores interesados en establecer negocios en Colombia, se anunció la creación de un Consejo Empresarial que aglutine ambos países.

El mandatario enfatizó también que Israel es un referente en múltiples ámbitos, y aseguró que Colombia quiere aprovechar su profunda relación con el Estado judío para mejorar sus capacidades.

“Israel está un paso adelante de nosotros a nivel de nuevas tecnologías, de inteligencia artificial, computación en la nube, ciberseguridad, internet… Valoramos que estar un paso adelante es algo que se convierte para nosotros no solo en una motivación, sino en un mecanismo para decirles vengan aquí”, remarcó Duque, quien espera que Colombia se convierta en fuente de alimentos y materias primas para el Estado judío.

“Tenemos 22 millones de hectáreas de tierra con potencial agrícola y solo hemos usado ocho”, así que “podemos usar técnicas que han demostrado ser exitosas” en Israel y llevarlas a un nuevo nivel”, indicó.

Las exportaciones de Colombia a Israel ascendieron a 408 millones de dólares anuales en el periodo de 2010-2019, y se espera que el TLC aumente aún más los flujos de inversión entre los dos países.

“Digo claramente por qué estamos aquí: porque tenemos unas largas relaciones bilaterales con Israel desde 1959, compartimos valores de democracia, mercado libre y emprendimiento, y queremos estar en la casa de la Autoridad de Innovación de Israel”, defendió Duque en el acto de activación de una nueva oficina colombiana en Jerusalem, está liderada por la agencia de Innovación colombiana (INNpulsa).

El presidente colombiano instó a dejar “la política a parte” ante la cuestión de establecer la sede en la Ciudad Santa, cuya parte oriental ocupada es reclamada por los palestinos como capital de su futuro Estado.

En la práctica, esta oficina -que aún no tiene ubicación exacta- funcionará como sede de enlace en Jerusalem, centrada en asuntos económicos con representación diplomática, mientras Colombia mantiene su embajada en Tel Aviv, donde la comunidad internacional trasladó sus legaciones desde que Israel se anexionó en 1980 la zona Este bajo ocupación de la urbe.

Ese paradigma cambió en 2018, cuando el expresidente de EE.UU. Donald Trump trasladó su embajada a Jerusalem, un paso seguido por Guatemala, Honduras y Kosovo que fue condenado por los palestinos.

Sin entrar en este tema, el director de la oficina de Innovación colombiana, Santiago Acosta, remarcó hoy a Efe que “la clave es estar cerca del ecosistema de innovación naciente y pujante que está surgiendo en Jerusalem”, del que Bogotá quiere aprender al máximo.

A su vez, Duque instó a aprovechar mutuamente esta alianza, y se mostró optimista ante el futuro de las relaciones bilaterales.

“Yo sé que eso será aún más grande, porque estamos viendo a los inversores israelíes mirando a Colombia, a sabiendas que es mucho más que generar una venta o un contrato, sino depender en relaciones confiables, porque saben que Colombia abre sus brazos a la comunidad judía israelí” y está “orgullosa de esta relación”, concluyó.