El grupo de vigilancia Stop Antisemitism, con sede en , publicó un informe que califica a 25 colegios y universidades estadounidenses según si el entorno es o no hostil a los judíos en cada campus.

La organización afirmó que la discriminación antisemita no se toma tan en serio como la discriminación contra otros grupos marginados.

A pesar de que muchas instituciones han fundado departamentos de Diversidad, Equidad e Inclusión (DEI) para combatir el racismo, los judíos a menudo son considerados una «minoría modelo blanca», dijo StopAntisemitism.

“Los departamentos de DEI no han hecho de la lucha contra el una prioridad y pocos adoptaron o incluso están dispuestos a considerar la definición de trabajo de de la IHRA cuando se trata de en el campus”, agregó el grupo, refiriéndose a la definición de trabajo de «» de la Alianza Internacional para el Recuerdo de la Shoá.

Con respecto a las escuelas de la Liga Ivy, Stop Antisemitism otorgó a Yale y la Universidad de Columbia calificaciones «F», a Princeton una «B-«, a Harvard una «D» y a la Universidad de Pensilvania una «A-«.

En la Universidad de Pensilvania, los estudiantes confían en que la administración priorice su seguridad, pero las iniciativas de DEI no incluyen a los estudiantes judíos. Además, la mayoría de los encuestados siente que puede ser abierto sobre su identidad judía y su apoyo a Israel, no se han aprobado resoluciones de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) y no se ha celebrado una «Semana del Apartheid Israelí», pero estudiantes han construido muros simulados contra Israel.

En la Universidad de Princeton, los estudiantes no siempre confían en que la administración priorice su seguridad, las iniciativas de DEI no incluyen a los estudiantes judíos y, aunque la mayoría de los encuestados siente que puede ser abierto sobre su identidad judía, no se siente cómodo expresando su apoyo a Israel. Además, aunque se presentó una resolución de BDS, no se aprobó y no se ha celebrado una «Semana del Apartheid Israelí», pero los estudiantes han construido muros simulados contra Israel.

En la Universidad de Harvard, los estudiantes no confían en que la administración priorice su seguridad, las iniciativas de DEI no incluyen a los estudiantes judíos y los estudiantes han informado que fueron amenazados o acosados ​​y no se sienten cómodos hablando abiertamente sobre su identidad judía. Se presentó una resolución de BDS, pero no fue aprobada.

En la Universidad de Yale, los estudiantes no confían en que la administración priorice su seguridad, las iniciativas de DEI no incluyen a los estudiantes judíos y los estudiantes no se sienten cómodos hablando abiertamente sobre su identidad judía o su apoyo a Israel. Además, se presentó y aprobó una resolución de BDS.

Finalmente, en la Universidad de Columbia, los estudiantes no confían en que la administración priorice su seguridad y, aunque las iniciativas de DEI incluyen a estudiantes judíos, no se sienten cómodos hablando abiertamente sobre su identidad judía o su apoyo a Israel. Se presentaron y aprobaron resoluciones de BDS.

El mes pasado, cuatro hombres colgaron pancartas antisemitas de un puente sobre la autopista en la Universidad de California.

El rector de la universidad, Gary May, dijo en un comunicado que había ocurrido un incidente similar el fin de semana anterior y que la policía de la universidad lo consideraba un “incidente de odio”.

“Estamos asqueados de que alguien invierta tiempo en actos tan cobardes de odio e intimidación”, escribió May. “No tienen lugar aquí. Alentamos a nuestra comunidad a oponerse al y el racismo”.

El alcalde Lucas Frerichs condenó el incidente en Twitter. “El odio no tiene cabida en Davis y un denominador común de los que niegan (la Shoá) es el antisemitismo”, escribió Frerichs. “Como alcalde, apoyo a nuestra comunidad judía en Davis, la UCD y más allá”.