El pasado 3 de enero, la secretaría de Relaciones Exteriores de informó la llegada del nuevo embajador de Egipto al país, luego de una ausencia de tres años causada por una protesta de El Cairo contra las operaciones defensivas en .

   Agregó que el Primer Ministro, Benjamín Netanyahu, se congratuló y elogió la llegada de Hazem Khairat al país y aseguró que “la reinstalación del embajador egipcio permitirá a ambas naciones fortalecer aún más sus relaciones” mismas que consideró “centrales y muy importantes”.

   Egipto, país con el que firmó un histórico acuerdo de paz en 1979, retiró a su embajador en noviembre de 2012 en protesta por una ofensiva í contra extremistas palestinos en la Franja de Gaza. En esos momentos, Egipto era gobernado por el presidente islamista Mohamed Morsi, quien fue derrocado en el 2013, momento en que las relaciones entre ambos países comenzaron a mejorar sustancialmente.

   En septiembre del año pasado, reabrió su embajada en El Cairo, cuatro años después de que ésta fue saqueada y, por ende, cerrada.Israel.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior“Mi Lucha” seguirá vetado en Israel
Artículo siguienteCampaña del EIIS tiene como blanco Arabia Saudita y llama a atacar la monarquía saudita, los chiitas y los politeístas