En una carta dirigida a Andreas Zagklis, secretario general de la , y a Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao, el Dr. Shimon Samuels, director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal, ha expresado su indignación ante los ataques que sufrieron recientemente los aficionados del equipo de baloncesto israelí Hapoel Holon, por parte de un supuesto grupo “pro-palestino” en Bilbao. Los aficionados del Hapoel Holon habían acudido a Bilbao para asistir a un partido internacional de baloncesto contra el MHP Riesen Ludwigsburg alemán. Entre las víctimas hubo niños que se dirigían con sus padres al estadio.

En la carta, el Dr. Samuels señala que “no es la primera vez que los aficionados israelíes que visitan España se convierten en un objetivo”.

En ese sentido, el Centro recuerda su labor en el desarrollo de un “Programa de 11 puntos contra el odio en el deporte”, en colaboración con la ECCAR (Coalición Europea de Ciudades contra el Racismo) y sus 158 municipios miembros. Este programa se amplió a toda Latinoamérica como proyecto de la Organización de Estados Americanos, trabajo que, como ha indicado Samuels, “fue reconocido como ´mejor práctica` por la FIFA”.

Samuel añade que en dicho programa latinoamericano, “el precio a pagar por los hinchas racistas y sus clubes -silenciosos sobre todo ante los cánticos anti-indígenas y a favor de la violencia- fue que su club descendiera al último lugar de su respectiva liga”. Samuels ha solicitado a la que adopte su ‘Programa de 11 puntos’, “el cual aplicaría la misma sanción a los aficionados racistas y a los clubes que permanezcan en silencio, en caso de manifestaciones de odio y violencia contra aficionados extranjeros o visitantes”.

Además de dirigirse a la FIBA, la carta también insta al alcalde de Bilbao a “pedir disculpas a los aficionados israelíes y a sus familias, y a tomar medidas que corrijan la supuesta lentitud de la policía de Bilbao en este caso concreto”. Samuels afirma que “la situación del pasado domingo podría haber degenerado trágicamente. Tanto a nivel gubernamental como municipal, debe investigarse la identidad de los agresores”.

Por otro lado, la carta advierte del “riesgo de que este tipo de acciones puedan incitar más ataques, incluyendo de carácter terrorista, tal y como ha ocurrido en Francia, donde Hamás y el ISIS ya han amenazado con atentados contra instituciones judías, lo que ha desencadenado en un llamamiento para aumentar la alerta policial”.

Samuels concluye solicitando al secretario general de la y al alcalde de Bilbao “mayor firmeza para que este tipo de situaciones no vuelvan a ocurrir, debiéndose proteger los valores del deporte y la seguridad de los aficionados israelíes”.