Diario Judío México - Reuters – Las declaraciones del director danés Lars Von Trier en rueda de prensa en Cannes, en las que en broma se declaró un nazi, han causado consternación en el festival de cine y ofendido a muchos grupos de judíos.

El representante del cine independiente danés compite en la sección oficial del festival con su película “Melancholia”, un gran testamento cinematográfico sobre la vida, la muerte y el universo que entusiasmó a un auditorio abarrotado en el pase de prensa en el gigante Grand Theatre Lumiere.

Pero sus comentarios provocadores, aparentemente de broma, amenazaban con eclipsar el triunfo que muchos periodistas y críticos pensaban que sería su película.

El titular del Hollywood Reporter era: “Lars Von Trier admite ser un nazi y comprender a Hitler”, añadiendo que al director de 55 años le había “salido un Mel Gibson”, en referencia a las declaraciones antisemitas de este último en 2006 que dañaron su reputación.

La Asociación Americana de Supervivientes del Holocausto y sus Descendientes dijo en un comunicado: “Los supervivientes del Holocausto condenan las repulsivas declaraciones de Von Trier como una explotación insensible del sufrimiento de las víctimas para la autopromoción y la publicidad”.

“Sus extraños comentarios pueden haber sido una broma y para impactar, pero los que fueron objeto de las brutalidades del régimen nazi no pueden encontrar diversión recordando la tortura y las muertes de aquellos tiempos terribles”.

“No podemos dar una crítica de su película, pero como persona Von Trier es un fracaso moral”.

ESTRELLAS INCÓMODAS

Flanqueado en la rueda de prensa por dos de las protagonistas de su película, Charlotte Gainsbourg y Kirsten Dunst, Von Trier realizó varias referencias a hacer largas películas porno protagonizadas por las actrices.

Cuando la rueda de prensa casi llegaba a su fin un periodista pidió al director, que ganó la Palma de Oro en Cannes a la mejor película por “Bailando en la oscuridad”, que explicara unos comentarios que hizo en una entrevista reciente sobre su interés en la estética nazi.

“Pensé que era judío durante mucho tiempo y estaba muy contento siendo judío”, dijo Von Trier, que, según diversas biografías, creía que su padre era judío hasta que su madre le reveló en su lecho de muerte que en realidad era alemán.

“Después vino (la directora judía danesa) Susanne Bier y de pronto no estaba tan contento siendo judío. No, era un chiste, lo siento”.

“Pero resultó que no era judío, pero incluso aunque lo hubiera sido habría sido un judío de segunda fila porque existe esta especie de jerarquía en la población judía”.

“Pero de todos modos, realmente quería ser judío y después descubrí que en realidad era un nazi, ya sabes, porque mi familia era alemana, lo que también me agradaba”.

Dunst estaba visiblemente incómoda mientras el cineasta continuó con su monólogo, que primero fue recibido con risas entre los periodistas, que luego se quedaron boquiabiertos.

“¿Qué puedo decir? Comprendo a Hitler. Creo que hizo algunas cosas mal, sí absolutamente, pero puedo verle sentado en su bunker al final”

“Creo que comprendo al hombre. No es lo que llamarías un buen tipo, pero comprendo mucho acerca de él y me compadezco de él un poco. Pero vamos, no estoy a favor de la Segunda Guerra Mundial, no estoy en contra de los judíos”.

“Por supuesto estoy muy a favor de los judíos. No, no demasiado porque es un incordio. Pero aún así, ¿Cómo puedo salir de esta frase?”.

Expresó su admiración por el arquitecto nazi Albert Speer antes de concluir con otra frase sin ilación: “Vale, soy un nazi”.

La última pregunta a la que se enfrentó versaba sobre si “Melancholia” era su respuesta a los grandes éxitos de Hollywood y si podría hacer una película a una escala aún mayor.

“Si, eso es lo que nosotros los nazis (…) tenemos tendencia a tratar de hacer cosas a una escala mayor. Sí, quizá pueda persuadirme”. De pasada, se refirió a la rueda de prensa como “la solución final con periodistas”.

Se pudo escuchar a Dunst, que al final de la rueda no sonreía, decir: “Oh Lars, eso fue fuerte”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior¿Por qué 1948 fue un desastre palestino y árabe?
Artículo siguienteGran día Altruista de donación de sangre Chevra Hatzalah
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.