Jes Staley, el consejero delegado del banco británico Barclays que renunció hace 13 días, intercambió 1.200 correos electrónicos con durante cuatro años. Las misivas incluían términos inexplicables como snow white (nieve y blanca, en inglés, como también se conoce al personaje de Blancanieves), según personas familiarizadas con la correspondencia entre el ex director ejecutivo de Barclays y el millonario condenado por delitos sexuales, informa Financial Times.

Staley renunció a su cargo en Barclays tras ver las conclusiones preliminares de una investigación de los reguladores del . Las autoridades examinaron si era un error considerar que su relación con Epstein fue puramente profesional. Staley ha dicho que impugnará los hallazgos, aunque un elemento central de la investigación fue un archivo de correos electrónicos que JPMorgan proporcionó por primera vez a los reguladores estadounidenses. Staley trabajó en JP Morgan durante más de 30 años en varios puestos, incluido el de director del banco privado donde Epstein fue cliente. El millonario Epstein se suicidó en 2019 mientras esperaba el juicio por cargos de tráfico sexual de niñas menores de edad, lo que llevó al archivo del caso. Años antes, en otro caso que envolvía a menores, había pactado una condena de 13 meses por fomentar la prostitución e inscribirse en el registro de delincuentes sexuales.

Hasta ahora no se ha hecho público el contenido de los correos, pero se sabe que muchos de ellos, enviados entre 2008 y 2012, discutían noticias o arreglaban reuniones para tomar una copa, pero mostrando una relación cercana, según las personas familiarizadas con el contenido. Sin embargo, los reguladores han resaltado ciertos términos que no tienen un significado obvio.

“Nieve blanca” en dos correos
La referencia a “nieve blanca” se escribió en un breve intercambio de dos mensajes que se refiere a una conversación que los hombres habían tenido previamente en persona, dijo una de las personas familiarizadas con esos correos. Los reguladores de la Autoridad de Conducta Financiera (ACF) y la Autoridad de Regulación Prudencial (ARP), aún deben sacar conclusiones sobre la frase, afirmó una segunda persona.

“Deseamos dejar expresamente claro que nuestro cliente no estuvo involucrado en ninguno de los presuntos crímenes cometidos por Epstein, y que Staley nunca usó palabras en clave en ninguna comunicación con Epstein”, ha señalado Kathleen Harris, abogada de Staley. Según su versión, todos los correos electrónicos eran inocuos. Barclays señaló en una declaración anterior que “la investigación no concluye que Staley vio, o estuviera al tanto, de alguno de los presuntos crímenes de Epstein”. JPMorgan ha declinado pronunciarse al respecto.

Los vínculos de Staley con Epstein comenzaron a principios de los 2000 cuando el millonario, que administraba dinero de otras personas ricas, era cliente del banco privado de JPMorgan. Se volvieron lo suficientemente cercanos como para que Staley visitara a Epstein mientras cumplía una sentencia de prisión en Florida en 2009 por conseguir un niño para la prostitución y solicitar una prostituta.

Staley dijo que la relación con el millonario comenzó a “debilitarse” después de que dejara el banco estadounidense en 2013. Sin embargo, solo unos meses antes de unirse a Barclays en 2015, Staley navegó en su yate a la isla caribeña privada de Epstein. También permitió que Epstein asesorara a una de sus hijas durante su solicitud universitaria, como informó anteriormente el Financial Times. Staley dijo que no tuvo contacto con Epstein tras la visita a la isla y está impugnando los hallazgos de los reguladores.

Barclays creyó la versión profesional de Staley
Barclays fue notificado por primera vez sobre los correos electrónicos a principios de diciembre de 2019, cuando el presidente Nigel Higgins fue convocado para ver a Mark Carney, el entonces gobernador del Banco de Inglaterra, dijeron las personas contactadas por el diario de Londres. A los reguladores les preocupaba que los correos electrónicos contradijeran una carta anterior enviada por el banco, que describía la relación como profesional. Instaron a la junta a revisar la nueva información y verificar si el CEO había minimizado sus vínculos con el financiero caído en desgracia. El banco pasó los siguientes dos meses examinando la gran cantidad de documentos con la ayuda del bufete de abogados Clifford Chance. En un momento, Staley consideró renunciar, pero fue persuadido de quedarse, según dos personas familiarizadas con la decisión.

Barclays apoyó a Staley tras creer su versión y decidió que no se podían sacar conclusiones sobre el lenguaje inexplicable. En febrero del año pasado, el banco dijo que el director ejecutivo había sido “suficientemente transparente con la empresa en lo que respecta a la naturaleza y el alcance de su relación con el señor Epstein” y mantuvo la “plena confianza” del consejo. En general, la investigación de la Autoridad de Conducta Financiera tardó 22 meses en llegar a una conclusión, que aún no se ha hecho pública.

Si Staley continúa impugnando los hallazgos, el caso se remitirá al comité de decisiones regulatorias de la ACF, un organismo independiente formado por abogados y banqueros veteranos. Pueden mantener los hallazgos originales o rechazarlos. Si se confirman, Staley aún puede apelar ante un tribunal. El proceso puede llevar años, concluye Financial Times.

FuenteEl País

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTarta (Pay) de plátano y crema de cacahuate
Artículo siguienteNo son ONGs, son el brazo financiero y logístico del terror palestino