Diario Judío México - El comandante de la Armada del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní, contraalmirante Alireza Tangsiri, advirtió que “cualquier presencia sionista en las aguas del Golfo Pérsico es ilegal y podría resultar en una guerra” en la región, durante una entrevista ofrecida al canal libanés Al Mayadeen.

Tangsiri, que es uno de los numerosos oficiales iraníes sancionados por , afirmó que “cuando nuestros comandantes lo deseen, serán capaces de detener cualquier barco, incluso si está acompañado por fuerzas norteamericanas y británicas”.

Los comentarios del oficial iraní se suceden tras los reportes sobre una potencial participación de en la misión internacional que promueve para garantizar la seguridad de las naves occidentales a través del Estrecho de Ormuz, luego que capturara dos petroleros, bajo el telón de fondo de la escalada de tensiones entre Washington  y Teherán.

Recientemente, el ministro de exteriores, Katz, reveló en una sesión a puertas cerradas de la Comisión de Defensa y Exteriores de la Kneset (Parlamento) que participa en la coalición naval dirigida por Washington que busca proteger los barcos que atraviesan el Golfo Pérsico, en el ámbito de la inteligencia y en otros aspectos no especificados. El ministro dijo a los miembros del comité que la misión es un claro interés estratégico israelí para frenar a y fortalecer los lazos de con los países árabes del Golfo.

En respuesta, el ministro de Defensa de , Amir Hatami, declaró que la establecimiento de una flotilla liderada por en el Golfo Pérsico “aumentará la inseguridad” y que cualquier participación israelí tendría “consecuencias desastrosas” para la región.