El destino de la organización cuasi gubernamental í, la , quedó en el limbo el lunes cuando el gobierno ruso aplazó el juicio contra ella por cuarta vez en un mes.

La próxima fecha para la vista del caso en es el 19 de octubre.

La Agencia Judía, que promueve y facilita la inmigración judía a Israel, está amenazada de cierre por el Ministerio de Justicia ruso desde junio. Desde entonces, representantes de la agencia y funcionarios israelíes han intentado negociar un compromiso con el gobierno ruso que permita a la agencia seguir operando en Rusia, aunque con un alcance limitado.

Como, según una fuente de la Agencia Judía, las conversaciones no han conducido a ningún resultado concreto, la agencia no sabe qué esperar del caso.

El lunes, antes de la audiencia, un funcionario de la dijo a The Times of Israel: “No tenemos ni idea, ya que la parte rusa no dio ninguna indicación sobre sus intenciones”.

Los militares rusos se oponen a la ayuda de a Ucrania y a su actual campaña aérea contra Irán en Siria, por lo que cuando solicitó originalmente que se pusiera fin a las actividades de la organización, los funcionarios israelíes lo consideraron un intento de imponer presión a y mostrar su descontento con el país. El primer ministro israelí, Yair Lapid, dijo que si Rusia cerrará la Agencia Judía, sería “un suceso trágico” con “consecuencias” para las relaciones entre ambos países.

Funcionarios rusos e israelíes han estado trabajando para rebajar las tensiones en las últimas semanas, y ambas partes han subrayado que el problema era un asunto legal local que podía resolverse a través de los tribunales y no una estratagema diplomática de Rusia.

Ignorenlo; es simplemente un asunto técnico legal que debe ser tratado legalmente, dicen una y otra vez. Así concluye nuestra discusión. Y, sin embargo, ¿qué implica eso? Según el portavoz de la Agencia Judía, “no está claro”.

El juicio se está celebrando desde julio, pero ha habido poco movimiento real en los últimos dos meses debido a las prórrogas.

La ha recibido permiso para continuar su trabajo en Rusia con normalidad a la espera del resultado del caso.

Sin embargo, la organización ha estado haciendo planes en caso de que se vea obligada a cesar completamente sus operaciones o a reducir severamente su alcance actual.

El funcionario de la dijo a The Times of  a principios de este verano: “Estamos revisando todas las opciones para un día lluvioso”. Tanto un cierre completo como la continuación de las operaciones bajo una normativa más estricta son posibles resultados del estudio. Pero si podemos evitarlo, no iremos a ninguna parte.

En Rusia, la cuenta con unos 200 empleados que organizan actos culturales y religiosos para la comunidad judía y promueven la inmigración a Israel.

La ha estado estudiando varias opciones durante el último mes y medio para asegurarse de que puede seguir sirviendo a la comunidad judía en Rusia, independientemente del resultado del caso judicial.

El objetivo, explicó el funcionario, es “mantener en la medida de lo posible todas las actividades existentes” después de salir de Rusia. Para ello, la empresa está “considerando todas las formas y plataformas disponibles” para hacerlo.

El funcionario no quiso decir en qué tipo de acuerdos está pensando la empresa. Esos cambios implicaran probablemente una combinación de puesta en línea de ciertos procesos, la gestión de otros mediante la fundación de nuevas organizaciones, el apoyo financiero a iniciativas locales desde lejos y el aumento de la calidad de los servicios prestados en los países adyacentes.

Las recientes medidas adoptadas por el gobierno ruso contra la Agencia Judía han hecho recordar la supresión de la agencia y de la vida judía por parte de la Unión Soviética durante la Guerra Fría.