Aaron Feuerstein, que llegó a ser conocido como el “Mensch of Malden Mills” por seguir pagando a sus trabajadores incluso después de que la fábrica textil de la que era propietario ardiera hasta los cimientos, murió el jueves a los 95 años.

El devoto empresario falleció en su casa de Brookline (Massachusetts), después de haberse lesionado en una caída varios días antes, informó The Boston Globe.

“No sufrió”, dijo el hijo de Feuerstein, Daniel Feuerstein, a Boston 25 News. “Vivió una vida larga, vibrante y emocionante. Su comunidad lo era todo para él; desde su comunidad judía en Brookline, e igualmente importante era la comunidad manufacturera en el valle de Merrimack [de Massachusetts]”.

Malden Mills era un fabricante textil de Lawrence, Massachusetts, más conocido por su línea de productos de vellón sintético llamada Polartec.

En diciembre de 1995, el complejo fabril de ladrillo rojo de la empresa se incendió, provocando uno de los mayores incendios de la historia de Massachusetts. Los 1.400 empleados de la fábrica dejaron de trabajar, pero Feuerstein siguió pagándoles.

Además, Feuerstein se opuso a la tendencia de abandono de la zona por parte de la industria al reconstruir la fábrica familiar.

En aquel momento, el Globe citó a Feuerstein diciendo: “No voy a dejar sin trabajo a 3.000 personas dos semanas antes de Navidad”. Feuerstein también explicó tras el incendio que se guiaba por la tradición judía. “Cuando todo es un caos moral, es el momento de ser un mensch”, dijo.

El abuelo de Feuerstein, Henry Feuerstein, un inmigrante judío procedente de Hungría, fundó Malden Mills en 1906, y su nieto Aaron tomó el relevo en 1956. La empresa sobrevivió al incendio de 1995, se rebautizó como Polartec y permaneció en manos de la familia hasta 2007. Pero para entonces el negocio había experimentado un declive y Feuerstein lo llevó a la quiebra.

Una empresa de capital privado compró entonces la fábrica, cerró y trasladó la fabricación de la marca a Tennessee. En 2019, la empresa de fabricación industrial Milliken adquirió Polartec.

Graduado en la Universidad de Yeshiva, Feuerstein pertenecía a la congregación de Brookline de Young Israel. Las enseñanzas judías informaron cómo trataba a sus trabajadores.

“No está permitido oprimir al trabajador, porque es pobre y está necesitado, entre tus hermanos y entre los no judíos de tu comunidad”, dijo en “60 Minutes” durante un episodio titulado “The Mensch of Malden Hills” que se emitió en 2003.

La esposa de Feuerstein, Louise, murió en 2013. Les sobreviven sus hijos Daniel y Raphael y su hija Joyce.