Diario Judío México - El museo del Call de Barcelona ha remodelado completamente su museografía, al tiempo que ha incorporado las recientes investigaciones sobre el barrio judío, hasta el punto de identificar cada una de las familias que lo habitaban en el siglo XIV.

El director del Museo de Historia de Barcelona (MUHBA), Joan Roca, ha explicado en la presentación que “el cambio conceptual ya comienza en el inicio de la visita al hablar de ‘los judíos en la Barcelona medieval’ para dar a entender que esa historia no se puede entender sin la comunidad judía, algo que no han resuelto todas las ciudades con barrios judíos”.

En ese primer ámbito, de acceso libre, se explica la topografía del call, sus límites y su trama urbana, y los edificios singulares, así como otros elementos patrimoniales que se podían o pueden encontrar en su espacio físico.

La Guía del Call de Barcelona permite localizar los puntos más importantes a través de un recorrido por los antiguos Call Mayor y Call Menor, y un parcelario interactivo, que permite, ha apuntado Roca, “saber a quién pertenecían las diferentes casas y parcelas del Call Mayor en su último momento de vida, en 1391, cuando fue destruido”.

Un segundo ámbito, en la misma planta baja del museo, expone la historia del call medieval, su evolución en la Barcelona medieval, desde la formación de la comunidad y su agrupación en el barrio del Call a su desaparición en 1391, “un desastre para la ciudad”, ha asegurado Roca, y la aparición de los conversos, los convertidos al cristianismo, muchos de los cuales marcharon definitivamente en 1487 cuando se implantó la nueva Inquisición.

En este espacio se pueden contemplar algunos de los pocos objetos cerámicos localizados en el Call y lápidas procedentes de la fosa de los judíos en Montjuïc, topónimo que literalmente significa monte de los judíos.

La parte central de este ámbito es el universo del Call, una aproximación a la vida del barrio en su momento de máximo esplendor, hacia 1300, cuando se sabe que la comunidad estaba integrada por unas 4.000 personas.

La comunidad judía de Barcelona era la más importante y numerosa de Cataluña y de toda la Corona de Aragón, por su relación con la monarquía, su sistema de autogobierno, el papel en las finanzas y las actividades urbanas, los contactos internacionales, los centros de estudio donde acudían juristas, filósofos y cirujanos, y los vínculos con otras juderías.

Además, con la existencia del Call Mayor y el Call Menor Barcelona se convirtió en una de las pocas ciudades de Europa con dos barrios judíos.

Nuevos interactivos y un audiovisual permiten profundizar en el conocimiento de los manuscritos, de las hagadás o de la producción de portulanos.

El último ámbito del itinerario expositivo, ya en la planta superior, está destinado a mostrar el legado cultural del Call de Barcelona, que se puede seguir a través de los siglos, desde la época medieval hasta la actualidad.

En este punto, la exposición se centra en los tres eruditos más destacados del Call barcelonés: el matemático Abraham bar Hiyya, que sirvió de puente entre Al Andalus y la Europa de su tiempo; Salomón ben Adret, que emitió más de 3.000 dictámenes sobre cómo aplicar las leyes religiosas en la vida cotidiana, aún hoy consultados; y Hasday Cresques, considerado como el filósofo judío medieval más importante después de Maimónides.

Una pequeña biblioteca permite al visitante consultar las veinte mejores obras que se escribieron en el Call entre los siglos XI y XIV.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorUna productora alemana filma una película sobre Ana Frank
Artículo siguienteAvances Una empresa israelí creó un casco que alivia la depresión y el estrés
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.