Diario Judío México - El plan de paz del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está a punto de concluir y la Casa Blanca tiene la intención de presentar la propuesta muy pronto, informó el domingo The New York Times.

Al comparar el plan con la aplicación de GPS desarrollada por Israel Waze, que permite a los usuarios eludir atascos, un alto funcionario estadounidense expresó al periódico que el “acuerdo definitivo” evitaría que ambas partes caigan en las trampas que hundieron la mayoría de las otras propuestas de paz.

Si bien los tres altos funcionarios entrevistados para el artículo se negaron a proporcionar los detalles de la propuesta, le informaron al The New York Times que no tendría una serie de principios rectores generales, como se sabe que contenían los planes anteriores.

En cambio, se dice que el documento brindará soluciones específicas a los principales problemas de fronteras, seguridad, refugiados y el estado de Jerusalem. Los funcionarios anticiparon que israelíes y palestinos aceptarían algunas partes del plan mientras que rechazarían otras.

Los funcionarios estadounidenses manifestaron que no solicitarán una solución de dos Estados, pero proporcionarán vías que conducirían a la creación de dos Estados. Además, si bien el plan no exigirá una “solución justa” para el problema de los refugiados palestinos, como lo han hecho las propuestas anteriores, proporcionará formas de manejar el problema.

Los altos funcionarios le remarcaron al The New York Times que el uso tradicional de amplias sugerencias debido al temor a alienar a los lados había resultado insuficiente.

Los palestinos ya habían expresado escepticismo sobre el plan, acusando a Estados Unidos de parcialidad hacia las posiciones israelíes luego de la decisión de diciembre de Trump de reconocer a Jerusalem como la capital de Israel. Los palestinos afirmaron que Jerusalem Oriental es la capital de su futuro Estado.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y sus ayudantes se negaron a reunirse con funcionarios de la Administración Trump desde la declaración del presidente, incluso rechazando una sentada de la Casa Blanca el martes diseñada para abordar la crisis humanitaria en Gaza. La frustración palestina se vio agravada por la decisión de Washington de retener en enero unos 100 millones de dólares en ayuda a la agencia de la ONU para refugiados palestinos.

Ese mes, Trump le manifestó al Foro Económico Mundial en Davos que los palestinos deben regresar a las conversaciones de paz para recibir dinero de ayuda estadounidense.

En febrero, la Casa Blanca anunció que abriría su embajada en Jerusalem en mayo de 2018 para coincidir con el 70 aniversario de la independencia de Israel.