Milos Zeman, recientemente elegido para su segundo mandato de cinco años como presidente de la , desea acelerar el proceso de traslado de la embajada de su país a , aseguró hoy el diario Lidové noviny.

Después del anuncio de Estados Unidos de que su embajada se trasladaría a el 14 de mayo para el 70 aniversario de Israel, el embajador de Israel en Praga, Daniel Meron, tuiteó que, según el documento checo, Zeman desea que su país siga el ejemplo del presidente estadounidense, Donald Trump.

“Me hace verdaderamente feliz porque, como dije durante mi visita a Israel hace cuatro años, me gustaría transferir la Embajada checa a Jerusalem, y si hubiera sucedido, habríamos sido los primeros en hacerlo. Ahora, tarde o temprano, podemos seguir a los Estados Unidos”, expresó.

El informe manifestó que Zeman considera que la medida es una “máxima prioridad”, tras una reunión celebrada en Israel a fines de febrero con un grupo de trabajo interministerial checo para discutir la transferencia.

Sin embargo, después de que Praga anunciara que el país seguiría la iniciativa de los EEUU, el Ministerio de Relaciones Exteriores checo limitó la declaración del país al oeste de diciendo que “reconoce a como la capital de Israel en las fronteras de la línea de demarcación desde 1967”.

Luego de consultar a sus colegas de la UE, el Ministerio de Relaciones Exteriores indicó que se oponía a mover la embajada en este momento y que ni siquiera posee propiedades en Jerusalem.