El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández,  viajará a a fin de mes y participará en la ceremonia de encendido de antorchas en el 70 aniversario de la fundación del Estado judío, en el Monte Herzl de Jerusalén. Será la primera vez que un mandatario extranjero recibe ese honor.

Hernández, que fue recientemente reelegido, confirmó su asistencia al evento el 18 de abril, destacó la ministra de Cultura, Miri Regev.

La presencia de un jefe de Estado extranjero, de acuerdo con las reglas de protocolo, requiere que el primer ministro, Biniamín Netanyahu, también participe en la ceremonia oficial para marcar el 70 aniversario de Israel.

De esta manera se resolvería una agria disputa entre Netanyahu y el presidente del Knéset (Parlamento), Yuli Edelstein, quien se oponía vehementemente a la intención del primer ministro de romper con décadas de tradición, según la cual el presidente de la Knéset, era el funcionario de más alto rango en la ceremonia de encendido de antorchas. Edelstein amenazó con boicotear el evento si Netanyahu asiste, y ha sido criticado reiteradamente por Regev, aliada cercana del primer ministro.

Hernández comenzó su carrera diplomática en 1992 en un curso ofrecido por el Ministerio de Exteriores de Israel. Regev dijo que Hernández será acompañado por un representante de Mashav, la Agencia Israelí para la Cooperación para el Desarrollo Internacional, del Ministerio de Exteriores, cuando el presidente hondureño encienda la antorcha.

Mashav ha capacitado a aproximadamente 300 mil personas de 140 países en sus programas educativos vinculados con la asistencia en diversos campos, tales como agricultura y medicina.

“Bienvenido, presidente de Honduras”, expresó Regev en un comunicado. “Estoy feliz y orgullosa que el presidente hondureño, que es ex alumno de Mashav, asista a la ceremonia y acompañe el encendido de antorchas del Ministerio de Relaciones Exteriores”.

En febrero, fue uno de los ocho países que se opusieron a una resolución de la Asamblea General de la que condena el reconocimiento del presidente estadounidense, Donald Trump, de Jerusalén como la capital de Israel, junto con Guatemala, Israel, las Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Palau y Togo.

Una fuente diplomática israelí, citada el mes pasado por la Radio del Ejército (Galei Tzáhal), indicó que está dispuesta “en principio” a trasladar su embajada a Jerusalén, siempre y cuando Netanyahu haga una visita oficial al país centroamericano.