El proyecto de creación de un itinerario de la cultura y la memoria judías en la provincia de Burgos, ideado por el municipio que en 2015 se deshizo de su apellido 'matajudíos', estará en marcha en 2018 y contará con una veintena de municipios asociados.

El alcalde de Castrillo Mota de Judíos, Lorenzo Rodríguez, ha explicado a Efe que el objetivo es tener instalada la señalización del itinerario y los recursos históricos y arqueológicos en 2018.

Rodríguez presidió ayer una reunión en Oña, con presencia de una decena de municipios burgaleses interesados en formar parte de este itinerario de la cultura y la memoria judía.

Son una muestra de la veintena de pueblos dispuestos a sumarse a la iniciativa, que cuentan con un pasado judío, reminiscencias de su cultura y recursos patrimoniales o arqueológicos conservados.

El alcalde ha recordado que, por ejemplo, Castrillo trabaja en la recuperación del yacimiento de La Mota, antiguo asentamiento judío, y Castrojeriz cuenta con restos de la muralla y la sinagoga.

En Belorado también existe una judería, lo mismo que en Lerma, y municipios como Burgos, Miranda de Ebro, Oña, Pradoluengo, Frías, Pancorbo, Aranda de Duero o Villadiego tienen un pasado judío.

Visto el interés que ha despertado el proyecto, se ha decidido convocar una nueva reunión, en septiembre, en la que se decidirá la forma jurídica para agrupar los municipios.

Se bajara como opción la creación de una mancomunidad, según ha apuntado Lorenzo Rodríguez, o simplemente una colaboración para la puesta en marcha de un itinerario cultural.

Desde que Castrillo Mota de Judío lanzó la idea, y se realizó la primera reunión en febrero, los municipios han estado trabajando en su propio proyecto cultural y patrimonial.

"Los estudios están hechos o se están haciendo", ha explicado el alcalde, y "con rigor", pues se debe de documentar perfectamente el pasado judío de los pueblos.

También qué recursos culturales y patrimoniales tiene cada uno de ellos y qué restos arqueológicos se han conservado.

El objetivo último es convertir Burgos en un referente turístico para la comunidad judía internacional, sobre la base de una cultura compartida y una herencia histórica y cultural.

Lorenzo Rodríguez ha recordado que 300.000 judíos visitan España anualmente, así que si el itinerario burgalés pudiese atraer a un 5 por ciento en los primeros años estarían satisfechos.

Y parte del camino ya está recorrido, pues Castrillo tiene buenas relaciones con la comunidad judía, que ha valorado sus esfuerzos por recuperar su pasado judío, empezando con el cambio de nombre.

De hecho, Rodríguez va a aprovechar dos citas que tiene en julio en el Centro Sefarad-Israel de Madrid para presentar el proyecto y, de ahí, recurrir a empresas turísticas vinculadas al mundo judío.

Agentes turísticos de Israel, Argentina o México han mostrado ya su interés por el proyecto, a fin de incluir Burgos en los paquetes turísticos ofertados para España.

El alcalde ha explicado que se han marcado 2018 como plazo para señalizar el itinerario y disponer de paquetes turísticos.

Se preparará también un plan de comunicación y promoción y en la reunión de septiembre se llevarán propuestas de logotipo e imagen.

Mientras, una comisión formada por Rodríguez y los regidores de Lerma (Celia Izquierdo) y Briviesca (Marcos Peña) contactarán con la Junta de Castilla y León, para presentar el proyecto.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl Doktor Angel Pulido Fernandez i los espanyoles sin patria
Artículo siguienteHed Mayner y el arte de transformar uniformes