En el sitio màs sagrado del pueblo judìo, el Muro de los Lamentos, el galardonado Premio 2004, Gran Rabino Yitzhak David Grossman, encendiò la cuarta vela de Hanukkah junto al Rabino del Muro de los Lamentos, el Alcalde de la ciudad de Jerusalèn y el embajador de de Amèrica.

Las velas se encendieron en una magnífica Menorá elaborada íntegramente de bronce fundido; de más de 2 metros de alto y 2 metros de ancho; con un peso aproximado de 1 tonelada. Los artesanos tardaron alrededor de siete meses en su elaboraciòn.

Luego del encendido, el rabino Grossman rezò por todo el pueblo judìo y, especialmente, para una pronta recuperaciòn de los enfermos.

Jag Hanukka Sameaj para todos!!!!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEstados Unidos oficializó la salida de Sudán de la lista de terroristas y allana el camino para acuerdo con Israel
Artículo siguienteEl efecto dominó de los Acuerdos de Abraham
El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.