Hace unos días falleció Gregor Pavlovsky, de 90 años, conocido como Yaakov Tzvi Gruner. Pavlovsky nació como judío, fue rescatado de los nazis a los nueve años y murió como sacerdote, con la asistencia a su funeral tanto de clérigos cristianos como de judíos religiosos.

El rabino Shalom Malul, decano de la yeshivá Amit de Ashdod, relató algo de la vida de Pavlovsky, extraído de sus conversaciones con él durante los últimos años.

“Tuvo una infancia maravillosa”, dijo el rabino Malul. “Aprendió en el cheder, en un marco religioso tradicional”. Entonces estalló la Segunda Guerra Mundial, y con la entrada de los alemanes en Polonia, los judíos del pueblo de Pavlovsky fueron confinados en un gueto. Su padre fue asesinado, y luego, en el 42, su fue reubicada en el pueblo de Izbitza, que era solo una parada en el camino hacia los campos de exterminio, aunque muchos de los judíos del pueblo también fueron fusilados en el pueblo y enterrados en fosas comunes. Varios familiares de Pavlovsky compartieron este destino.

“Fue en esta etapa cuando el joven Pavlovsky buscó refugio en la iglesia, donde fue acogido como huérfano con una nueva identidad. Aunque conservó el recuerdo de su herencia judía en su corazón, comenzó a conocer el cristianismo y finalmente estudió para el sacerdocio.”

A la pregunta de por qué el joven Yaakov Tzvi no volvió a sus raíces judías cuando terminó la guerra, el rabino Malul responde que nunca le preguntó por qué – durante sus conversaciones, siempre se centraron en los últimos años de la vida de Pavlovsky. De todos modos, el rabino Malul pensó que era razonable suponer que, “como joven huérfano con toda su vida pasada destruida, debió sentirse protegido y seguro en su nueva vida y se preguntó si valía la pena sacudir todo para empezar de nuevo. Y tal vez también sintió cierta conexión con el cristianismo, aunque su identidad judía siempre siguió siendo importante para él”.

Yaakov Tzvi progresó en sus estudios, y entonces, justo antes de licenciarse, decidió informar a sus profesores de que realmente era judío.

“La Iglesia se quedó sorprendida y confundida al oírlo”, relata el rabino Malul, “pero tras consultar con sus superiores, sus profesores decidieron que aceptarían la situación tal y como era y le permitirían completar sus estudios. Añadieron que no era el único judío que había sido adoptado por la Iglesia. Y así, fue nombrado sacerdote y se convirtió en un miembro muy respetado del clero”.

Pasaron 20 años, y en el 66, Pavlovsky escribió un artículo en el que describía algo de su vida. El artículo se publicó y llegó a manos de su propia , que lo entregó al hermano de Yaakov Tzvi, que había sobrevivido al Holocausto con su fe y observancia judías intactas. Los dos se conocieron.

“Yaakov Tzvi le contó a su hermano su deseo de vivir como judío entre los suyos”, relata el rabino Malul. “Pidió a la Iglesia que le asignara un puesto en y fue enviado a Yaffo, donde vivió entre judíos”. Un tiempo después, él y su hermano viajaron a Polonia, donde erigieron un monumento en memoria de sus padres y otros miembros de la comunidad judía de Izbitza asesinados durante el Holocausto.

“En su testamento, Yaakov Tzvi escribió que quería volver a su pueblo en su totalidad: quería tener un minián en su funeral y que se dijera el kaddish”, relata el rabino Malul. “Incluso comunicó su testamento a la Iglesia, lo que requirió no poco valor para hacerlo. Escribió que seguiría siendo cristiano hasta su muerte, pero que después se desvincularía del cristianismo. La Iglesia respetó sus deseos, y siguió ejerciendo como sacerdote mientras vivía en Yaffo, a pesar de que su testamento decía que quería morir y ser enterrado como judío. También empezó a ayunar en Yom Kippur y dejó de comer chametz en Pésaj”.

Después de conocer la historia de Pavlovsky, el rabino Malul se ponía en contacto con él en cada vez que viajaba a Polonia con sus alumnos, para que pudieran escuchar la historia de Yaakov Tzvi estando realmente en suelo polaco.

Durante una conversación, el rabino Malul le sugirió a Pavlovsky que podría considerar la posibilidad de volver al antes de su muerte, dado que la Iglesia ya conocía sus intenciones, y le preguntó si le gustaría empezar a ponerse los tefilín. Sin embargo, Pavlovsky respondió que “se sentía agradecido a la Iglesia y al cristianismo, por haberle salvado la vida”. En su lugar, el rabino Malul tuvo la idea de regalar a Pavlovsky una mezuzá para que la pusiera en su puerta, y el sacerdote aceptó.

En la siguiente visita del rabino Malul a Pavlovsky, le llevó la mezuzá. “Le pregunté si quería colocarla él mismo. Le puse una kipá en la cabeza y él hizo la bendición. Y siempre que hablé con él después, me contó con orgullo cómo cuidaba la mezuzá y se aseguraba de que no se cayera”.

A partir de la historia de la vida de Pavlovsky, la imagen de cómo la Iglesia interactuó con los judíos durante y después del Holocausto se vuelve más compleja de lo que a menudo se retrata, y el rabino Malul explica que “presentar las cosas como más simples de lo que son puede ser contraproducente, y la gente puede preguntarse si se le está ocultando información. Es mucho mejor presentar el tema en toda su complejidad, lo que demuestra que no nos asustan los hechos y que estamos abiertos a debatir cualquier cosa”.

El rabino Malul añade que la historia de Pavlovsky y las pruebas a las que se sometió no se parecen a nada de lo que la mayoría de nosotros nos encontramos. A Pavlovsky se le planteó la cuestión de cómo vivir su vida y también cómo morir, y podría haber optado fácilmente por morir como había vivido, como sacerdote, y ser enterrado con toda la pompa y las circunstancias que se le habrían concedido a un respetado miembro del clero. En lugar de ello, optó por reunirse con su pueblo. “Todo va según el final, y Yaakov Tzvi era, en el fondo, un judío”, dice. “Eso es algo de lo que todo el mundo puede aprender”.

A finales de esta semana, el rabino Malul viajará a Polonia junto con varios guías turísticos y seis de sus antiguos alumnos, para estar presente en el entierro judío de Pavlovky, recitar el Kaddish con un minián y cumplir los últimos deseos de Yaakov Tzvi Gruner.

FuenteNoticias de Israel

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMes de la Veterinaria Nacional
Artículo siguienteMohammad Mahallati: Un “profesor de la paz” no tan pacífico