Diario Judío México - La oposición alineada en el bloque de los partidos de centroizquierda y las listas árabes amplió su ventaja a cuatro escaños sobre el bloque de la derecha, aunque ninguna de las partes alcanza aún los 61 representantes para formar un nuevo gobierno.

Al menos así lo reveló una encuesta realizada por Panels Politics y publicada hoy por el diario Maariv que determinó que si se celebraran nuevas elecciones, el partido de centro-izquierda Azul y Blanco derrotaría al Likud por un margen de cuatro escaños, 36 a 32. De esta manera el bloque ampliaría a cuatro escaños su ventaja sobre la derecha.

Beitenu, que ha impulsado un gobierno de unidad, recibiría ocho escaños, el mismo número que ganó en las elecciones anteriores.

A la derecha, se proyecta que el partido Yamina, una alianza de tres pequeñas facciones derechistas, conservaría sus siete escaños.

Otzma Yehudit, que no cruzó el umbral electoral del 3.25% en las últimas elecciones, nuevamente se quedaría afuera de la Knesset, ya que recibiría 2.6% de los votos.

El Judaísmo Unido de la Torá, que ganó siete escaños en septiembre, mantendría su fuerza, mientras que Shas caería de nueve a ocho.

A la izquierda, la alianza laborista-Meretz caería de los once escaños que los dos partidos ganaron por separado en septiembre a ocho escaños.

Se proyecta que la Lista Árabe Conjunta gane un escaño, pasando de 13 a 14 escaños.

El relevamiento, que se realizó sobre una base de 536 encuestados a través de Internet, también determinó que los votantes prefieren estrechamente al primer ministro como primer ministro sobre el retador , con un 43% a favor del actual jefe de Estado, en comparación con el 39% que optó por el líder de Azul y Blanco.