Después de que la sede diplomática estuviera funcionando en la casa del embajador en Herzliya, ayer se izaron las banderas de Emiratos e en el edificio de la Bolsa de Valores de Tel Aviv, cerca del sitio donde se anunció la independencia del Estado judío. El país del Golfo es el primero en abrir una allí.

La bandera de Emiratos Árabes Unidos se izó ayer (domingo) por primera vez junto a la bandera israelí fuera del edificio de la Bolsa de Valores de Tel Aviv, donde la de del país del Golfo alquiló oficinas. La sede diplomática se inauguró oficialmente, después de haber funcionado anteriormente en la casa del embajador Mohammad Al Khajah.



La bandera de Emiratos junto a la bandera de en Tel Aviv.

La está ubicada en la calle Ahuzat Bayit, a pocos metros del boulevard Montefiore, quizás la esquina más sionista de Tel Aviv: a 15 metros en línea recta desde donde se declaró la independencia del Estado de en el Salón de la Independencia (originalmente Casa Dizengoff).



Edificio de la Bolsa de Valores de Tel Aviv.
(Reuters)

Esta será la primera en el edificio de la Bolsa de Valores, que también alberga muchas oficinas de startups israelíes. La propia elección de Emiratos Árabes Unidos de este edificio es una expresión de confianza en la economía israelí y muestra que los emiratíes quieren estar cerca de uno de los sitios más dinámicos e intrigantes de Israel.

El embajador Al Khajah llegó a el 1 de marzo y, desde entonces, la sede diplomática ha funcionado en una gran casa alquilada para él en Herzliya Pituach. Durante la operación Guardián de los Muros, el diplomático regresó a su país por unos días, pero volvió a inmediatamente después del alto el fuego. Se estima que la esposa de Al Khajah y sus cuatro hijos, que todavía se encuentran en Emiratos, lleguen a pronto.



El ministro de Educación israelí, Yoav Galant (izquierda), junto al embajador de Emiratos, Mohammad Al Khajah.
(Twitter)



El líder espiritual de Shas, el rabino Shalom Cohen, bendice al embajador emiratí en Israel.
(Yishai Yerushalmi)

Al Khajah, quien ya se ha reunido con varios altos funcionarios desde que arribó a Israel, también mantuvo un encuentro ayer por primera vez con el ministro de Educación, Yoav Galant. «Me alegró encontrarme con un socio del Estado de Israel. Le agradezco [al embajador emiratí] por la importante reunión y su disposición a iniciar programas de cooperación entre los dos países en el campo de la educación», manifestó Galant en Twitter.

El embajador también se reunió ayer con el rabino Shalom Cohen, líder espiritual del partido ortodoxo-sefaradí Shas, en su casa de Jerusalem. Los dos dialogaron, entre otras cosas, sobre los Acuerdos de Abraham. Durante la conversación, Al Khajah dijo que estos tratados fueron llamados de esta manera, y no simplemente “acuerdos de paz”, debido a que su esencia era religiosa y espiritual, y no solo política. Cohen le entregó al diplomático una placa con la “Birkat Habait” (“Bendición de la casa”) y lo bendijo.