Diario Judío México - En días reciente un automóvil chocó de frente contra un autobús blindado en la ruta 60, entre Cisjordania y los asentamientos de Efrat y Neve Daniel en el Hebrón, el conductor árabe murió en el momento, la esposa gravemente herida en la cabeza y el bebé de nueve meses, Yaman Abu Ramila con heridas leves, ambos fueron llevados al Ein Kerem en Jerusalén.

El bebé fue tratado por heridas leves en el cráneo y daño pulmonar, pero los profesionales se encontraron con otro problema grave, el bebé acostumbrado al pecho materno se rehusó a ser alimentado con mamadera. Durante siete horas lloró sin cesar, sus tías, quienes quedaron a su cargo no encontraron ninguna solución para ofrecerle hasta que le pidieron a la enfermera de pediatría, Ula Ostrowski-Zak si podría encontrar a alguna mujer que pudiera amamantar al bebé. Siendo ella misma madre reciente, Ula no titubeó: “Les sugerí que yo misma podría hacerlo”, expresó.

Durante su turno en la sala de emergencia pediátrica, Ula Ostrowski-Zak, una judía israelí, amamantó al pequeño bebé árabe del Hebrón. “Sus tías estaban sorprendidas de que una judía aceptara amamantarlo, pero yo les dije que cualquier madre lo haría”. “Lo amamante cinco veces”, dijo.

“Sus tías me abrazaron y me agradecieron. Estaban realmente anonadadas, pues pensaron que ninguna mujer judía aceptaría amamantar a un bebé palestino que ni siquiera conocían”.