La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (), que reúne a 140 instituciones judías, advirtió este miércoles sobre la proliferación de “grupos con ideologías organizados para cometer delitos” en el país suramericano.

Según el último informe sobre en , las actividades de estas bandas se han visto facilitadas en los últimos años “por el uso de las redes sociales, que permiten no solo la difusión de su contenido para captar adeptos, sino también la posibilidad de comunicarse entre ellos”.

“Valiéndose de aplicaciones tales como Telegram, mantienen ocultos los datos de sus usuarios, pudiendo diagramar libremente el accionar de esa organización”, destacó el documento, para subrayar la “interconexión” existente entre diferentes grupos a lo largo del país.

señaló que estas organizaciones ya no se limitan a difundir discursos de odio, “sino que han pasado a la acción”, como muestra el caso de una banda que, en la provincia norteña de Tucumán, intentó coordinar a través de Telegram un presunto ataque a personalidades e instituciones judías locales.

Al tomar conocimiento de esta situación, la presentó una denuncia penal y la Justicia federal encontró a los integrantes de la organización, los detuvo y realizó varios registros de viviendas, en los que se encontraron “material antisemita y perteneciente a la Segunda Guerra Mundial, junto con numerosas armas blancas y de fuego”.

“Lamentablemente pareciera que estamos ante un paradigma en crecimiento; el origen de nuevas agrupaciones con ideologías de odio y con el afán de cometer delitos con este fin, que se organizan de formas innovadoras, interconectados entre las distintas bandas, en todos los puntos del país”, sostuvo el informe.

El estudio también recogió el “avance desmesurado” de los discursos de odio contra la comunidad judía en internet, registrándose un “incremento sostenido” de las denuncias por hechos de en la red.

Con todo, las denuncias por este tipo de delitos descendieron un 11 % el año pasado en comparación con 2020, algo relacionado con el “regreso a la presencialidad” tras la pandemia y la intensificación de los controles por parte de las plataformas que ofrecen servicios de internet.

Sumando todos los casos, tanto los ocurridos de forma virtual como presencial, la recibió un total de 488 denuncias por actos de en 2021, apenas un 3 % menos que el año anterior, aunque en el último tiempo se detectó “una mayor gravedad en los hechos que se suceden”.

“Agresiones físicas e insultos antisemitas a vecinos; intimidaciones y amenazas a representantes de la comunidad judía, mayor visibilidad y actividad de agrupaciones en distintas zonas del país, son algunos de los hechos que indican el recrudecimiento del odio”, detalló el informe.