El presidente de , Recep Tayyip Erdogan, mantuvo una reunión no programada, con el líder político del grupo terrorista islámico Hamás, Khaled Mashal, en Estambul; mientras llueven los reportes de que Ankara está a punto de alcanzar un acuerdo para normalizar sus relaciones con Israel.

Erdogan recibió al líder de Hamás, Mashal que actualmente reside en Doha, Qatar, y cuyo grupo gobierna con puño de hierro la Franja de Gaza, en el Palacio Yildiz, la última residencia de los sultanes otomanos, en Estambul.

Fuentes turcas indicaron que Erdogan y Mashaal dialogaron sobre la ayuda humanitaria que suministrará a los palestinos y cómo superar las diferencias entre Hamás y su rival palestino, el movimiento nacionalista Fatah.

Según los reportes, Israel y mantendrían una conversación final sobre la normalización de las relaciones el domingo.

El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, dijo que “habían grandes posibilidades” de que las negociaciones tengan lugar a fin de mes.

El canciller turco manifestó que los encuentros con Hamás, que continuarán, no serán un obstáculo para la normalización de las relaciones con Israel.

Las relaciones entre Israel y se deterioraron gravemente tras el abordaje de comandos marinos israelíes a una flotilla que trataba de romper el bloqueo a la Franja de Gaza en mayo de 2010. Durante el asalto a una de las naves, el Mavi Marmara, murieron diez activistas turcos.

Dos de las condiciones de Turquía –un pedido de disculpas y una compensación- fueron ampliamente alcanzadas, quedando como principal obstáculo la tercera demanda -que Israel levante el bloqueo de la Franja de Gaza-.

Según los reportes, se ha alcanzado un compromiso según el cual enviará ayuda a los palestinos a través del puerto israelí de Ashdod, y no directamente a Gaza.